• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Jesús Rivero, el novillero discapacitado que pone bocabajo las plazas de toros

La parálisis que sufre en el brazo derecho del que se ha operado en varias ocasiones no le impide seguir luchando por su sueño

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:41

El novillero gaditano Jesús Rivero, de la Isla de San Fernando, sueña cada vez más fuerte con poder triunfar en el mundo del toreo. “Muchas veces la soledad del campo es cuando te encuentras un poco cohibido y aunque hayas triunfado, llegas a casa y no te has liberado del todo. A la mañana siguiente y con una becerra, es ahí donde te expresas. Y no te ha visto nadie, solo tú, interiormente”, cuenta en una entrevista en 'Fin de Semana COPE'.

Rivero sufre una parálisis en el brazo derecho, pero que no le impide soñar con llegar a ser un torero importante a pesar de sus limitaciones. “A la hora de nacer me partieron los nervios del brazo derecho”, así se lo narraba a Cristina.

“Tengo una parálisis completa en el brazo derecho y nunca lo he visto como un impedimento a la hora de torear. Yo no he elegido tener esto, fue una negligencia médica y uno no lo elige, pero sí elegí querer ser torero y no va a impedir que yo luchara por ser torero”, detallaba.

“Pasé numerosas intervenciones y operaciones. La primera fueron a los nueve meses de vida, consiguieron mediante un injerto levantar el brazo y tener una movilidad hoy día y a los 14 hubo una trasposición de tendones de la mano para poder coger y agarrar cosas. A raíz de ahí pude ganar fuerza, pero no es de 100%. A los 17 me hicieron la última, que tenía el codo doblado 90 grados y me lo consiguieron bajar casi hasta abajo”. Detallaba.

“Siempre, con esfuerzo durante toda mi vida en rehabilitación y con natación he conseguido un 60-70 por ciento de movilidad”, detallaba. Algo que no impide que luche por su sueño, el toreo. Una afición que le vino por su abuelo, que le inculcó toda esta cultura y desde que tenía 8 años ya sabía que se quería dedicar al toreo.

Lo más