Boletín

Janina, la periodista alemana embarazada que fue secuestrada en Siria

Una facción de Al Nusra secuestró a la periodista, que tuvo que dar a luz bajo el control de los terroristas

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:23

Un embarazo es un momento único en la vida de cualquier mujer. Un proceso complejo y emocionante. Quien lo haya vivido lo sabe.  Janina Findeisen es alemana y madre de un pequeño que ahora tiene 3 años. Pero el nacimiento de su hijo no fue como el de otros niños. Ni el tramo final de este embarazo fue como ella habría querido. Janina no se lo había imaginado ni en sus peores pesadillas. 

Janina es periodista. Una buscadora de historias. En 2015 descubrió que tenía muy cerca el acceso a una... de la que ella misma terminaría siendo protagonista. Todo comenzó cuando esta joven alemana retomó el contacto, a través de Internet, con una antigua compañera del colegio. Eran amigas de la infancia. Y hacía mucho tiempo que no sabía nada de ella. Por eso le hizo tanta ilusión reencontrarse con ella tras tantos años. La sorpresa de Janina fue cuando descubrió que esta amiga, a la que Janina se refiere como Laura, vivía en Siria con sus tres hijos. Se había unido a la yihad diez años atrás. 

La madre de Laura, como te puedes imaginar, estaba deseando tener noticias de ella y de sus nietos.  Así que Janina se puso manos a la obra. Tras hablar con su amiga durante varios días, Laura le facilitó, vía correo electrónico, un salvoconducto que le permitiría ir hasta la zona de Siria donde se encontraba. Supuestamente, sin ningún tipo de riesgo para ella. 

Embarazada de 7 meses, Janina decidió trasladarse durante unos días junto a su amiga para obtener testimonios de primera mano.  Viajó hasta Turquía con su marido. Una vez allí se separaron y ella accedió a Siria. 

La vida de su amiga Laura no tenía nada que ver con la que había llevado en su Alemania natal.  Pertenecía a una facción del grupo terrorista Al Nusra, asociado a Al Qaeda. Se había radicalizado mientras vivía en Bonn. Hacía vídeos en los que aparecía con cinturones de explosivos en los que llamaba a hacer la yihad y luchar contra los infieles. Cuando comenzó la guerra en Siria, no dudó en trasladarse allí. 

Ahora tenía 3 hijos y había enviudado dos veces.  Cómo debió ser aquel encuentro tras muchos años... sólo ellas lo saben.  Janina pasó ocho días junto a su compañera de la infancia. Con el proyecto de dar a luz a su hijo en Alemania, el viaje de Janina dio un giro inesperado. El salvoconducto que habían facilitado a la periodista sólo tenía validez para 8 días.  Una facción de Al Nusra secuestró a Janina. 

Comenzaba así un calvario que duraría casi un año. Hora tras hora, día tras día, Janina se aferraba a las escasas esperanzas que le daban sus captores. Sería liberada en una semana. Tal vez en diez días. Pero Janina ignoraba si el gobierno alemán o alguna organización trataba de colaborar con su rescate. El silencio era total. Y la angustia también. 

En tantos meses había mucho tiempo para hacerse preguntas: ¿Le había traicionado su amiga Laura? ¿Moriría allí? ¿Dónde nacería su hijo, si es que llegaba a nacer?  Janina cambió de localización hasta en diez ocasiones. Conoció a personajes de los que hablaría en su libro 'Mi habitación en la casa de la Guerra'. Recuerda muy bien a un saudí, amigo de Osama Bin Laden. Recuerda que se llamaba Al Jumi y era el ideólogo de su secuestro. 

Toda mujer embarazada espera con ilusión el momento en que su bebé nazca. ¿Puedes imaginar la congoja de Janina a medida que se acercaba la fecha del parto? Su hijo nació sano y salvo. Janina se mostró sorprendida al comprobar que algunos de sus captores se mostraban cordiales con ella. Le llevaban juguetes y pañales al bebé, y chocolate y zumos de vitaminas para ella.  Aunque el temor de que cortaran su cabeza frente a una cámara nunca desapareció del todo.

 En octubre de 2016, el calvario de Janina terminó.  Janina y su bebé regresaron a Alemania, junto a su novio y a sus padres. Alemania, un lugar donde la vida, diría ella “es hermosa y segura”.  El cambio de vida no fue nada sencillo. La propia Janina reconoce que tardó seis meses en adaptarse a la vida de vuelta en su Bonn natal. 

A día de hoy no ha perdido el contacto con Laura, que sigue en Siria. Está convencida de que ella no tuvo nada que ver con su secuestro. Ambas habían sido traicionadas.  Janina ya está en casa, con los suyos. Vuelve a disfrutar y puede volver a ver noticias sobre Siria. Se siente muy afortunada. Sabe ella y su hijo han tenido una segunda oportunidad en la vida que no quiere desaprovechar.

Lo más