• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

Así cambió la listeria la vida de Fabiola y Bertín

La enfermedad provocó que la venezolana tuviera un parto prematuro a las 29 semanas y causó secuelas irreversibles en su hijo

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 25 ago 2019

Fabiola Martínez, mujer de Bertín Osborne, conoce muy bien qué es la listeriosis y sus consecuencias. Mientras aumenta el número de casos confirmados por el brote originado en la carne mechada de la marca "La Mechá", la pareja del famoso cantante y presentador ha rememorado irremediablemente estos días su relación con esta enfermedad. Ella padeció listeriosis mientras estaba embarazada de su hijo Quique. Por culpa de la bacteria, tuvo un parto prematuro a las 29 semanas y causó secuelas al pequeño. 

En su entrevista este sábado en el programa "Fin de Semana" de COPE, Fabiola ha contado su historia. "Es una bacteria muy peligrosa y muy dañina. Sobre todo, en casos específicos como las embarazadas, las personas mayores o los niños. No se debe nunca bajar la guardia y cuanta más información se tenga mejor para que todo aquel que tenga los síntomas lo pueda identificar", ha contado. La venezolana recuerda que antes se le llamaba la 'bacteria silenciosa', puesto que es difícil identificar sus síntomas. "Yo no sabía nada sobre esta bacteria. En el protocolo de control durante el embarazo, te mandan hacer unas pruebas específicas y te hablan de algunos cuidados que debes tener. Pero nadie me habló nunca de la listeria. Cuando me dIjo el ginecólogo que podía estar afectada por listeriosis, no entendí nada", ha contado. 

Fabiola no padeció gastroenteritis, el síntoma predominante, pero sí dolor de cabeza, fiebre, malestar general, muscular... "Como si tuviera una gripe", ha contado. Entre la ignorancia sobre esta enfermedad y lo difícil que es detectar los síntomas, Fabiola sólo supo hasta muy tarde la enfermedad que padecía. Además, su médico tampoco dio valor a lo que le pasaba. "Si se hubiera tratado a tiempo, tal vez Quique hubiera tenido menos secuelas. Muchas veces algunos médicos restan importancia a ciertos síntomas porque si estás embarazada pueden pasarte cosas. Sobre todo si eres primeriza. Eso fue un fallo muy grande. No se me atendió correctamente, el médico restaba importancia a lo que me pasaba. Ni siquiera me hizo un chequeo", ha denunciado.

Quique nació muy débil y con todos los órganos muy afectados. Tardaron casi un mes en estabilizarle. "Hubo momentos en los que los médicos no sabían si iba a salir adelante", ha contado. Hasta que encontraron el medicamento que era eficaz. Pero tuvo un derrame y eso le provoco una hidrocefalia. Pese a todo, Fabiola considera un milagro que Quique haya sobrevivido tras tantos reveses. "Buscando información encontré un artículo que decía que casi el 100% de los casos en la gestación son de mortalidad. Por lo que he pensado que mi niño es un milagro", ha dicho feliz. 

Fabiola cree que entró en contacto con la bacteria al comer queso. "Comía cualquier tipo de queso sin mirar si estaba o no pasteurizado.  Es importante que cada alimento crudo se cocine a altas temperaturas. No hay que estar nerviosos pero tampoco bajar la guardia", ha advertido.

Quique es, hoy en día, un niño feliz. Ha aprovechado este verano al máximo las vacaciones y encara ya el nuevo curso. La listeriosis es un trágico recuerdo del pasado. Pero Fabiola pide no olvidarse nunca de que esta bacteria está más presente en nuestras vidas de lo que en un principio podíamos sospechar. 

Lo más