Schlichting: “Las quejas de los barones del PSOE son en voz baja porque la mano de Sánchez es larga”

Cristina López Schlichting afirma que hay un runrún entre los altos cargos socialistas que rodean al presidente en funciones 

Cristina López Schlichting

Cristina López Schlichting

'Fin de Semana' COPE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:50

Audio

 

Muy buenos España, buenos días nublados y lluviosos, que ya tocaba. Nublados como la nación. Empresarios, autónomos, contribuyentes, maestros, directores de colegios y padres esperan con preocupación mientras se pergeña el gobierno del Partido Socialista con Pablo Iglesias, el que le quitaba el sueño a Pedro Sánchez...

Tres ministerios sociales se negocian con los podemitas. El dirigente socialista ha mandado una carta a las bases del partido asegurándoles que es la única opción de formar ejecutivo y convocándolos para el próximo sábado 23 de noviembre, en que les pedirá el voto para ratificar el acuerdo.

Es difícil ponerse en la piel de un votante socialista andaluz o extremeño de toda la vida que ve ahora cómo su apoyo sirve para apuntalar a los que en Cataluña luchan para deshacer la solidaridad entre los españoles y la unidad de la nación. Hay que tener estómago. Los barones socialistas andan en un runrún, pero las quejas son solo en voz baja y en privado, porque la mano de Sánchez es larga y nadie quiere perder el sillón. Javier Lambán, secretario general de Aragón, encabeza a los más disgustados, entre los que se encuentran Emiliano Page, por Castilla la mancha y José Antonio Vara, por Extremadura. Lamban urgió ayer a Pedro Sánchez a proteger a los “cientos de miles de catalanes” no independentistas que están absolutamente excluidos del espacio público por unos gobernantes irresponsables, supremacistas, radicales independentistas, que utilizan las instituciones para segregar a la población entre los adictos y los no adictos”.

Las declaraciones no dejan de ser un brindis al sol, toda vez que el propio Lambán dice confiar en que Pedro Sánchez no se saldrá de la Constitución. Es la misma posición que ha adoptado Emiliano Revilla, que no duda en dar su apoyo a la formación del Gobierno entre socialistas y comunistas.

Por otra parte, hay variedad de opiniones en el PSOE. El secretario general por Valencia, Ximo Puig, se ha decantado ayer públicamente por Esquerra Repubklicana de Cataluña antes que por Ciudadanos de cara a un acuerdo. Ximo Puig pidió a Sánchez que cogiese las llamdas de Quim Torra.

También Izquierda Unida anunció un referéndum los próximos días 22, 23 y 24 para que las bases sancionen su participación en el gobierno de coalición entre Unidas Podemos y el PSOE.

En Cataluña, la sección constitucional de los abogados de Barcelona ha hecho público un comunicado en el que pide la aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana porque los continuos cortes de carreteras y de otros servicios públicos atentan contra los derechos fundamentales de los catalanes. Los abogados manifiestan -leo- “total estupefacción por la ceptación generalizada por parte de los medios de comunicación e incluso por las instituciones públicas de los cortes que se vienen produciendo de forma arbitraria, intermitente y por sorpresa constituyen un ejercicio adecuado del derecho fundamental de manifestación”.

Como contábamos ayer, los CDR convocaron el sábado a bloquear las nueve estaciones de trenes que hay en Barcelona. El anuncio de la iniciativa en las redes sociales permitió que los mossos de esquadra y la policía naciona pudiesen blindar los accesos a Sants, impidiendo así la ocupación por parte de unos 300 miembros de los llamados Comités de Defensa de la República, que se agolapaban en las puertas. En Hospitalet, un grupo de vecinos dispersaron a los secesionistas que querían ocupar la estación de Bellvitge. Los vecinos se dieron cita al saber que los CDR querían colapsar el corredor derroviario sur de Barcelona y bajaron al andén. De los trenes se bajaron jubilados y jóvenes con estaladas que, al ver a los vecinos y a un guardia urbano acabaron por subir de nuevo a los vagones y marchasrse en dirección a Sants. Por si tuviésemos poco sainete en España, los antidisturbios tuvieron que interponerse entre el Pequeño Nicolás y los manifestantes independetistas, que lo flanquearon hasta el interior de la estación mientras acusaban a los mosos de “proteger a los fachas”.

Parece lamentable que el abandono de la tutela de los derechos fundamentales en Cataluña hata llegado al extremo de que los vecinos hayan de movilizarse, una inciativa que, en caso de cundir, podría llevar a enfrentamientos peligrosos.

La semana que comienza se presenta judicialmente movida. Mañana comienza el juicio contra Quim Torra por negarse en mayo de este año a retirar los lazos amarillos de las instituciones, como le había requerido la Junta Electoral Central. A Torra se le pide multa e enhabilitacón.

El PSOE por otra parte tendrá que afrontar el martes el veredicto de los ERE. Nuestro compañero de Cope Sevilla, Pedro Ochoa tiene los datos de una sentencia histórica”.

Lo más