COPE

Audio

De enero a diciembre, todo nuestro calendario sigue siendo romano y sin apenas cambios

El escritor Paco Álvarez vuelve a Fin de Semana con Cristina para demostrar, una vez más, que somos más romanos de lo que pensamos. Hoy, nuestro sistema de meses

Tiempo de lectura: 2Actualizado 13:57

Hay quien opina que hemos cambiado muy poco desde los tiempos de la Roma clásica y, aunque lo pueda parecer, no es broma. El escritor Paco Álvarez pretende demostrar, en Fin de Semana con Cristina que somos mucho más romanos de lo que creíamos.

El autor de “Estamos locos estos romanos” detalla que “el calendario es tan romano que incluso la misma palabra ‘calendario’ es latín y su origen es la palabra ‘calendas’, que era como se llamaba al primer día de cada mes. Al principio el año romano tenía sólo diez meses, numerados del primero al décimo, de los que todavía sobreviven los que seguimos llamando septiembre, octubre, noviembre y diciembre, que son los que van del séptimo al décimo. Los otros meses, comenzando por marzo, que era el primer mes del año, tenían y tienen todavía nombres de dioses antiguos; marzo por marte, abril por Aprus, la venus etrusca, mayo por Maius y junio por Juno, la esposa de Júpiter”.

Pero entonces, ¿cómo pasamos de diez meses a doce? “Como el año tenía sólo diez meses, las festividades religiosas no coincidían con las estaciones y era un lío, así que se añadieron, después de diciembre, para mantener los numerales, dos meses: Januarius (enero) por Jano y febrero por Febo o Februo. Y el año ya tuvo desde entonces doce meses, pero seguía empezando en marzo y terminando ahora en febrero”.

Y aún hay más porque el año pasó de empezar en marzo a comenzar en enero, ¿es verdad que fue por culpa de unos rebeldes hispanos? “Totalmente. Así lo cuenta el historiador romano Tito Livio, quien nos dice que en el año equivalente a nuestro 153 a.C. los cónsules, que eran los presidentes y capitanes generales de Roma, tomaron posesión de su cargo por primera vez un día primero de enero, por culpa de las revueltas en Hispania. Lo que ocurrió fue que el año anterior los dos cónsules habían sido derrotados y muertos en las guerras celtíberas y para que los nuevos llegaran lo antes posible a Hispania, a la guerra, se adelantó dos meses el comienzo de año. En enero en vez de marzo”.

Llegados a este punto parece que los meses quedaron descolocados, algo que explica el autor: “Sí, los meses que entonces se llamaban quinto, sexto, séptimo y demás pasaron a ser los últimos del año, por eso nuestro año sigue terminando en diciembre/december, pero no se les cambió el nombre. Bueno, a algunos sí. Poco antes de nuestra Era, el mes quinto pasó a llamarse Julio en honor a Julio César y después el mes sexto, que era y es el octavo, se renombró en honor a Augusto, con su nombre; agosto. Como julio tenía un día más, se le quitó un día a febrero para que ambos, julio y agosto tuvieran, como todavía tienen, 31 días cada uno”.

Así que poco hemos cambiado. El año empieza un uno de enero, tenemos doce meses con los mismos nombres que les pusieron los antiguos romanos y a todo esto lo llamamos en latín, Calendario.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Reproducir
Directo Fin de Semana

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Escuchar