• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Audio

Así viven las últimas tres vecinas de La Pedrera

 

Tiempo de lectura: 1Actualizado12:00

Puede resultar complicado imaginar cómo debe ser vivir en un museo. Cuesta recrear la sensación de que día tras día cientos de personas visiten tu edificio, tu casa al fin y al cabo, cámaras y móviles en mano con el propósito de inmortalizar cada esquina y cada detalle de tu rellano. 

O que, además de un conserje, haya guardas de seguridad vestidos de verde. O que a la entrada del edificio estén instalados arcos por los que desfilan los cientos de curiosos que quieren ver uno de los monumentos modernistas más icónicos de la Ciudad Condal. Uno de los lugares más visitados de nuestro país. ¿Cómo debe ser vivir en una obra de arte? ¿O cómo debe sentirse la vecina del 4º 1ª de La Pedrera de Barcelona, obra del genial Antoni Gaudí?

Quién lo sabe muy bien es la historiadora y la escritora Ana Viladomiu, una de las tres últimas vecinas de La Casa Mila de Barcelona. Acaba de publicar un libro - "La última vecina de La Pedrera"-  donde lo relata. Lo cierto es que todavía tres personas viven en este edificio. Una de ellas es Ana. "Fui a vivir a La Pedrera por amor. Me enamoré de una persona que vivía allí. La propiedad la tiene la fundación y esta fundación alquila los pisos. Treinta años después, sigo viviendo allí ", ha contado este sábado a Cristina López Schlichting en 'Fin de semana'. Su piso tiene alrededor de 400 metros cuadrados, pero es muy diferente a un piso normal. "No hay paredes o ángulos rectos. Todo es redondo. Vivo en una joya", ha contado.