Varios niños reciben la primera comunión en un estado indio donde asesinaron a decenas de cristianos en 2008

La misa fue presidida por el arzobispo John Barwa, gran figura del testimonio cristiano en la India

Varios niños reciben la primera comunión en un estado indio donde asesinaron a decenas de cristianos en 2008

 

Redacción Religión

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:31

Este jueves contamos una primera comunión muy especial que ha tenido lugar en el estado indio de Orissa, en el mismo lugar en que decenas de cristianos fueron asesinados en 2008.

Coincidiendo con la solemnidad de Cristo Rey se ha celebrado en el distrito de Kandhamal, en el estado indio de Orissa, la primera comunión de un grupo de niños, hijos de padres y madres cristianos que sufrieron la violencia sectaria desatada por los radicales hinduistas en 2008. En esta fiesta llena de alegría, de luces, cantos y danzas, participaron 5.000 fieles llegados de toda la región para celebrar que la sangre de los mártires no fue derramada en vano. Según la agencia Asia News, una de las niñas que recibieron el sacramento afirmó: “mi padre, que fue asesinado brutalmente durante la persecución de 2008, hubiera estado muy feliz de verme recibir la eucaristía”.  

La misa fue presidida por el arzobispo John Barwa, gran figura del testimonio cristiano en la India, que subrayó cómo la gente de Kandhamal estuvo dispuesta al sacrificio, incluso hasta la muerte, para dar testimonio del Rey de la paz y de la justicia. “Los reyes van y vienen, dijo el arzobispo Barwa, pero nuestro Rey, el Señor Jesucristo, ha venido y vie en todo el mundo. Y nosotros revelamos a nuestro Rey en nuestra conducta y actitud”.

En la ceremonia se hizo presente el agradecimiento de toda la Iglesia de la India por el testimonio de los cristianos de Khandamal, que debe ser una inspiración para cualquier cristiano de esta época. Ese mismo día se llevó a cabo la jornada de la colecta para las misiones y la iglesia de Raikia, la que pagó el precio más alto en vidas humanas durante los episodios de violencia de 2008 fue la que reunió la suma más elevada: 634.796 rupias (unos 8.000 euros). Por la noche, miles de personas participaron en la procesión eucarística que atravesó la ciudad.

Lo más