EN 'EL ESPEJO'

Pablo Requena: "La sociedad ha perdido la capacidad de afrontar el final de la vida de un modo humano"

Pablo Requena es delegado de la Santa Sede ante la organización Médica Mundial y autor del libro "¡Doctor, no haga todo lo posible!" (Comares).

 

  • item no encontrado

Redactora de Religión

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:06

En El Espejo se ha referido a las consecuencias que la normalización de prácticas como la eutanasia han tenido en países como Holanda.

"La sociedad ha perdido la capacidad de afrontar el final de la vida de un modo verdaderamente humano", ha explicado el profesor de la Universidad de la Santa Croce de Roma, que ha afirmado que un país que aprueba la eutanasia en un país poco solidario, "porque le das esta opción a unos pocos, pero estás poniendo sobre muchos otros el peso de tener que decidir si quieren seguir siendo un peso para la sociedad y la familia".

En España se ha presentado en el Congreso un proyecto de ley para despenalizar la eutanasia y se acaba de aprobar una Ley de "muerte digna".

El profesor Pablo Requena, delegado de la Santa Sede ante la Organización Médica Mundial y autor del libro "¡Doctor, no haga todo lo posible!" De la limitación a la prudencia terapéutica (Comares) ha afirmado que es paradójico que precísamente ahora que se ha avanzado tanto en el control del dolor se plantee la eutanasia, con tanta insistencia, en los países más avanzados.

La raíz de la eutanasia no tiene tanto que ver con la medicina, como con una cuestión existencial o moral: "La cuestión decisiva es existencial, que no es competencia de la medicina. Es un tema, que hace 25 siglos ya se planteaba la Escuela de Hipócrates. Algunas personas de la época estaban a favor del suicidio, pero los médicos, cuando aceptaron sus normas morales determinaron que un médico no debía dar "veneno" aunque alguien se lo pidieran, porque el médico está para otra cosa".

Pablo Requena ha insistido en que solo para unos pocos la petición de eutanasia podría ser una decisión autónoma: "Pero cuando hablamos de redactar una ley hay que pensar a la mayoría de la población. Y aquí la cuestión importante no es lo que cada uno de nososotros pensamos personalmente, sino si una ley que permita la eutanasia es algo bueno para la sociedad o no, y me parece que en este caso la respuesta es no".

En todos estos años en contacto con esta realidad ha comprobado que la mayoría de las personas no quieren morir. No quieren sufrir ni tener dolores -para eso están los cuidados paliativos-, pero si tienen un círculo de relaciones y acompañamiento, quieren vivir.

En Holanda, país donde más años lleva 'practicándose la eutanasia, algunos de los promotores están diciendo ahora que se equivocaron al aprobar esa ley. Porque aunque en un principio lo que se pretendía era ofrecer la eutanasia en casos específicos, se han dado cuenta de que actualmente se concibe como un modo más de morir. "El año pasado el 5% de muertes fueron por eutanasia", ha dicho Pablo Requena.

Dentro de la Organización Médica Mundial, y a pesar del intento de Canadá y Holanda para cambiar la política de la organización, la postura sigue siendo contraria: "Las asociaciones médicas entienden que la eutanasia no es parte de la medicina y que la medicina está para otra cosa".

Lo más