COPE

Joan Roig, el joven beato español que fue capaz de entregar su vida y perdonar a sus asesinos

Joan Roig ha sido beatificado el sábado 7 de noviembre en Barcelona

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:22

Joan Roig Diggle murió martir en el año 1936 con tan solo 19 años. Este joven ha sido ejemplo para muchos, y ahora todavía más si cabe, gracias a que ha sido beatificado el pasado sábado 7 de noviembre en la Sagrada Familia de Barcelona. Un chico que demostró una madurez que sorprende y que ha dejado un legado imborrable. El obispo auxiliar de Barcelona, Mons. Antonio Vadell, profundiza sobre su vida en El Espejo de la Cadena COPE.

Joan es un joven cercano. Y lo es con "una cercanía de época. Personas que le conocieron estaban en la beatificación. Personas que en su momento eran niños y a los que Joan siempre llevaba caramelos en los bolsillos y se los daba. Tiene una cercanía temporal. Pero hay otra cercanía y es que es un chaval muy normal, muy simpático, muy líder. Esto le hace muy cercano. Y después la oportunidad del momento, en este momento tan convulso, cómo el que vivió Joan Roig. Es providencial que la Iglesia nos indique que le miremos para ver cómo vivió su vida en este momento".

Mons. Vadell explica que "Joan desde joven quería ser misionero. Tenía intenciones de ser sacerdote pero quería estudiar derecho para poder defender la dignidad de los trabajadores. Tenía una sensibilidad muy grande por la Doctrina Social de la Iglesia. Él estaba estudiando bachillerato porque se había retrasado debido al tema de que tenía que compaginar estudios y trabajo para ayudar a la familia".

Joan abogaba por una revolución social no violenta. Quería ayudar a los necesitados a través de la pauta que marca la Doctrina Social de la Iglesia. "Esto lo vivía en su propia vida. Muchas veces se le criticaba pero él siempre optaba por esa vía pacífica y de serenidad. Tenía un temperamento muy primario en algunos momentos, pero luego era capaz -por ser cristiano- de vivir las ofensas de otra manera. Él no hace la guerra, es esa actitud la que tiene en todo momento".

"A pesar de este liderazgo y esa simpatía que tenía, él no escondía que era cristiano y que tenía una relación íntima con el Señor. Estos niños que conocieron a Joan, lo que más les impresionaba era como rezaba Joan. Le recuerdan arrodillado ante el Santísimo. Por eso se ofreció para llevar la comunión a los ancianos que no podían comulgar y esto hizo que tuviera el Santísimo en su casa".

Respecto a su muerte el prelado relata que "antes de que le cojan los milicianos para su muerte, consume todas las Sagradas Formas que poseía en su casa". Destaca que "el momento del perdón es impresionante. A uno de los que le dispararon que después fue uno de los testigos del proceso, le cambio la vida. Desde que lo prendieron hasta Barcelona él les hablaba del Señor. Y al final les perdonó. Esto demuestra una madurez que da la fe y la gracia del martirio".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar