COPE

En 'El Espejo'

M. Dolores Domínguez, O. Carm.:"Yo siento, como contemplativa, el dolor de quien vive la pandemia sin fe"

La madre federal de la Federación 'Mater et Decor Carmeli' de la Orden Carmelita de la Antigua Observancia recuerda que la vida contemplativa ofrece una palabra de esperanza

Audio

Madrid

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 19:15

El próximo domingo la Iglesia celebra la solemnidad de la Santísima Trinidad y, con ella, la Iglesia en España celebra la Jornada Pro Orantibus. Un momento para tener presente el papel fundamental que juega la vida contemplativa en la vida de la Iglesia, rezando por vocación por todos nosotros, por las necesidades de la Iglesia y del mundo. Este año, la Jornada lleva por lema La vida contemplativa, cerca de Dios y del dolor del mundo.

Para hablar de ello hemos invitado a 'El Espejo' de COPE a la madre Dolores Domínguez, O. Carm., madre federal de la Federación Mater et Decor Carmeli de la Orden Carmelita de la Antigua Observancia. Lo primero que la religiosa ha aclarado es de qué se trata eso de la vida contemplativa: "Yo creo que se entiende un poco equivocadamente lo que es la vida contemplativa. Lo enfocan diciendo que somos una serie de personas, mujeres y hombres, que nos encerramos para rezar, y como la oración ha desaparecido de la vida de la persona... Aunque se está recobrando, porque esta pandemia ha hecho que muchas personas vuelvan al Señor, porque tenemos en el fondo de nuestro ser ese trocito de Cielo que el Señor ha depositado. Somos seres religiosos y necesitamos la trascendencia".

"Entonces, la vida contemplativa es un estilo de vida. Asumir un ofrecimiento de la vida al servicio de la Iglesia y en favor del mundo. Es una vida ofrecida, una vida orante. La oración no es sólo en momentos puntuales. El hecho de estar aquí en el claustro y de ofrecerme a través de la profesión de los votos, consagrándome al Señor al servicio de la Iglesia ya es una intercesión por este mundo. Porque el núcleo de la vida contemplativa es el amor, es la respuesta a un amor que hemos recibido. Como dice la santa carmelita Teresa de Lisieux, 'el amor es la vocación del contemplativo: amarte, Señor, y hacerte amar'. Nosotros prestamos la voz, prestamos el corazón, prestamos nuestras ansias de felicidad... todo lo que el mundo y el ser humano puede desear, nosotros lo tenemos en nuestras entrañas. Somos personas a las que se nos ha dado un carisma precioso, nos sobrepasa humanamente, pero nos hace felices", explica la madre Dolores Domínguez.

La vida contemplativa, cerca de Dios y del dolor del mundo refleja perfectamente que la vida contemplativa ha estado unida junto al resto del mundo en el dolor provocado por la pandemia. "Nosotras estamos insertadas en el mundo, aunque estemos materialmente separadas. Lo primero fue un impacto de algo desconocido, que nos venía encima y que nos llegó de sorpresa. Y eso luego hay que asimilarlo y llevarlo a la oración. Como todo ser humano, hemos sentido dudas, miedo... pero luego, ante el Señor, se va intentando sacar de todo este drama doloroso, lo positivo. Nosotros tenemos que transmitir a esta sociedad una palabra de esperanza. Porque, precisamente, la vida contemplativa, el signo manifiesto que puede dar es que existe la vida eterna, existe el Cielo, hay esperanza. El dolor, la enfermedad, la muerte... no tienen la última palabra", señala religiosa.

"Luego nos hemos puesto al servicio de la diócesis, haciendo mascarillas, ampliando el tiempo de oración a toda la tarde, con exposición del Santísimo, el rezo del Rosario... intercediendo por este mundo, que creo que sufre una pandemia mucho más grave que la del coronavirus, que es la pandemia de la falta de fe. Yo siento, como religiosa, consagrada y contemplativa, el dolor de quien tiene que vivir esto sin fe, sin ver a Dios, es más, rechazando a Dios. Por esos hermanos y hermanas damos nosotras la vida. Porque es muy duro, pero la fe nos da confianza, nos hace descansar en el Señor, recibimos la paz que no tenemos... y nos da esperanza de que el Señor no está ajeno al dolor humano. Pero, sin fe, yo creo que es experimentar el infierno", apunta la madre federal carmelita.

"Como dice el Papa Francisco, la oración es el motor de la Iglesia y del mundo. Y ahí hemos puesto nosotros nuestra fuerza, porque es nuestra misión. Y yo creo que es, ahora mismo, la misión más imprescindible de la Iglesia. El Papa está haciendo mucho hincapié con las catequesis sobre la oración sobre su importancia. Y la oración nuestra de intercesión es ahora mismo insustituible. El amor que puede recibir una persona en el lecho de muerte... Tanta gente que ha muerto sola. Y nosotras estábamos allí, en la cabecera del enfermo. Con Cristo, con María. Esa certeza ha hecho muy fecunda nuestra oración", concluye la madre Dolores Domínguez, religiosa carmelita de la Antigua Observancia.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar