En 'El Espejo'

El P. Daniel Lazar anticipa las claves del viaje del Papa a Rumanía

Este sacerdote católico de rito bizantino ejerce su ministerio en nuestro país

Audio

S. I. Catedral de la Santísima Trinidad de Blaj, sede de la Archieparquía mayor de Făgăraș y Alba Iulia, que dirige la Iglesia greco-católica rumana.Diana Popescu/Wikipedia

Amparo Latre
@amparolatre

Redactora de Religión

Natxo de Gamón
@NatxodeG

Redactor de Religión

Madrid

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 16:36

El próximo viernes comienza un nuevo viaje apostólico del Papa Francisco. Un viaje que, en esta ocasión, le va a llevar a Rumanía. Para conocer las claves de esta visita, en 'El Espejo' hemos hablado con el padre Daniel Lazarsacerdote greco-católico que atiende a varias comunidades rumanas en España.

En total, hay aproximadamente cinco millones de rumanos fuera del país, de los cuales casi dos millones están en España. La mayoría de los que han llegado a nuestro país profesan el cristianismo ortodoxo, “pero también han llegado a España católicos de rito latino y de rito bizantino”, explica el P. Lazar.

El sacerdote rumano recuerda con especial cariño la visita que realizó a su país el Papa San Juan Pablo II en mayo de 1999. “Fue un acontecimiento muy importante para la relación entre católicos y ortodoxos”, señala. Y es que actualmente hay normalidad en las relaciones entre las distintas confesiones. “Hay mucha esperanza en el diálogo ecuménico, aunque no es un camino lineal. Hay avances y retrocesos, porque no siempre existe un espíritu correcto” añade el P. Lazar, que recuerda que, en cualquier caso, al Papa “se le espera con mucha esperanza e ilusión”.

Además, durante su viaje a Rumanía, Francisco va a presidir la beatificación de siete obispos greco-católicos que fueron martirizados por su fidelidad a la Iglesia y a Cristo. “Deseamos que su memoria configure el modelo político y social de Rumanía. Su beatificación es un completo reconocimiento de su testimonio, una invitación a seguir su ejemplo. Ellos enseñaron que es posible humanizar cualquier realidad”, explica este sacerdote.

Y es que la sociedad rumana tiene la necesidad de encontrar sus raíces espirituales. “Hay un deseo de unidad. La lacra de la mentira que nos dejó el comunismo debe terminar. Necesitamos que los jóvenes sean inspirados por la presencia del Papa Francisco y protagonicen el cambio”, concluye el padre Daniel Lazar.

Lo más