En 'El Espejo'

Conoce la historia de las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada

Con motivo de la próxima beatificación de su fundadora, María Emilia Riquelme y Zayas

Audio

 

Amparo Latre
@amparolatre

Redactora de Religión

Natxo de Gamón
@NatxodeG

Redactor de Religión

Madrid

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 16:50

María Emilia Riquelme y Zayas nació en Granada en 1847 y, en la misma ciudad, fundó la Congregación de las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada, el 25 de marzo de 1896.

Para acercarnos a la figura de esta futura beata, en 'El Espejo' hemos hablado con María Antonia Macías Rodríguez, la madre general de la Congregación. Reconoce que “llevan mucho tiempo trabajando, rezando y soñando con este momento”.

María Emilia proviene de una familia noble granadina. “Perdió a su madre muy pequeña y tuvo una relación estrecha con la Virgen”, explica la madre Marian, que apunta que “a los 17 años dijo que quería ser religiosa pero su padre no aceptó su vocación. Ella fue adquiriendo cada vez más compromiso y contacto con Marcelo Spínola y con sor Ángela de la Cruz. Vivía volcada a los demás con una vocación importante por la educación”.

“Al morir su padre, María Emilia ayudó a sor Ángela de la Cruz, pero la futura santa le dijo que Dios quería otra cosa de ella”, señala la madre Marian. “En un primer momento, se suma a las Esclavas del Divino Corazón de Marcelo Spínola, pero terminó viendo que estaba llamada a algo nuevo”. Una nueva congregación caracterizada por una dimensión eucarística, una dimensión mariana y una dimensión misionera.

Ahora, la Congregación de las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada está presente en lugares de gran pobreza donde “intentamos dar testimonio de Dios a través de la cercanía, la alegría y la educación”, asegura la madre general de la Congregación, que concluye afirmando que, en la misión, “Cristo Eucaristía transforma nuestra vida y la de nuestros hermanos”.

Lo más