El cardenal Ouellet reafirma el poder evangelizador del celibato

El cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos, habla en El Espejo de la Cadena COPE sobre la importancia del celibato

Audio

 

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:09

"El celibato tiene un poder evangelizador incomparable", ha afirmado el cardenal Marc Ouellet durante la entrevista en El Espejo de este martes 8 de octubre. El Prefecto de la Congregación para los Obispos y Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina publica nuevo libro: 'Sacerdotes, amigos del Esposo: Para una visión renovada del celibato', y ha reflexionado sobre el celibato en el programa de la Cadena COPE.

En pleno debate sobre la renovación del celibato, el cardenal ha afirmado que "el celibato sacerdotal y también el celibato religioso, es una confesión de fe en la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo. Cuando uno consagra toda su vida porque ha sentido una llamada de Dios a seguir a Cristo, su estado de vida anuncia el Evangelio". También ha querido apuntar que "no se debe perder este valor".

Asegura que en este asunto lo importante es "renovar el sentido del sacerdocio" y volver a buscar su sentido último: "El sacerdote está al servicio del pueblo de Dios. Debe cuidar de una familia enorme, no es un hombre aislado, es un hombre que quiere hacer crecer a los hijos e hijas de Dios".

Su celibato es una realidad gozosa

La familia de la Iglesia

"Esa es su familia. Necesita una entrega total y su sacerdocio es una paternidad espiritual para hacer crecer a estos hijos a través de la proclamación de la Palabra y de los sacramentos", relata el cardenal Ouellet. "Así crece la familia de la Iglesia y el sacerdote se da cuenta de que su vida, da vida a los demás, se preoucupa menos por sí mismo y encuentra alegría y sentido". De esta forma "su celibato es una realidad gozosa".

En esta reflexión sobre el celibato, no se olvida de la Virgen María que es "el modelo por excelencia de la Iglesia en su fe". Pero además es "la Madre de la Iglesia y de nuestra fe. Es la madre de esta gran familia de los hijos de Dios. Cuando el sacerdote tiene una intimidad con la Madre de Dios, tiene una calidad relacional diversa. Si tiene esta intimidad y esta ternura, va a prestar atención de modo diverso a todos los fieles, en modo particular hacia las mujeres y sobre todo hacia las personas más necesitadas, más abandonadas y más pobres".

Un sacramento de la comunión unitaria

"La comunión eclesial es el sacramento de la comunión trinitaria. El sacerdote está totalmente al servicio de esta presencia divina de Dios en las relaciones entre todos los laicos, sacerdotes, religiosos... y eso es lo que da eficacia a la Iglesia. Lo que le da irradiación misionera. Es la fuerza de la comunión y eso es la alegría del sacedote: ver que su servicio hace progresar la misión".

Además el Prefecto de la Congregación para los Obispos, ha hablado sobre el Sínodo para la Amazonía que se celebra este octubre de 2019, y sobre las polémicas que le rodean: "Estoy un poco triste por las polémicas. Me parece que hubo ataques unilaterales, críticas sin fundamento o excesivas al Instrumentum Laboris, que no es perfecto, pero que quiere describir la situación para facilitar la comprensión por parte del conjunto de los participantes en el sínodo".

La evangelización se debe adaptar a la cultura local

La importancia del Sínodo para la Amazonía

"Este sínodo es muy importante", apunta el cardenal, "ha sido querido y proyectado por el Papa Francisco con una inspiración fuerte del Espíritu Santo y creo que dará mucho fruto, no solo para la Amazonía, sino para la Iglesia Universal".

"Es una oportunidad extraordinaria para que la Iglesia promueva una cultura vocacional" a las comunidades indígenas y a las que no lo son que habitan en esta zona del mundo. Y que "la respuesta" sea "evidentemente de laicos, de gente casada, de familias... pero también de vírgenes consagradas, de sacerdotes... Yo creo que hay un nuevo anuncio de Jesucristo con toda esa perspectiva trinitaria, es decir, de sacramento de comunión, que puede fomentar una nueva realidad eclesial en Amazonía, que podría ser un ejemplo también".

El cardenal termina con que "el objetivo es la evangelización, pero una evangelización que tiene en cuenta este contexto singular de Amazonía. Es una reserva de tantas cosas de todo el planeta, es el pulmón del planeta, y hay que proteger el ambiente, pero hay que proteger el ambiente humano. Es decir, a las comunidades que están ahí y que deben ser respetadas cuando se explotan" sus recursos. Deben "ser respetadas en su diversidad cultural. La evangelización se debe adaptar a la cultura local y promoverla de un modo que sea respetuosa y que al mismo tiempo comunique la identidad cristiana".

Lo más