COPE

Así es la jornada de un cura español en medio de uno de los suburbios más violentos de América

Jesús Sánchez lleva 12 años trabajando en Venezuela como sacerdote

Así es la jornada de un cura español en medio de uno de los suburbios más violentos de América

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:04

La vida de Jesús Sánchez dio un vuelco en 2008, cuando fue a la Jornada Mundial de la Juventud en Australia. Allí experimentó la llamada de Dios al sacerdocio. Pertenece al Camino Neocatecumenal que le envió a formarse en el seminario Redemptoris Mater de Caracas. Jesús dejó su trabajo de electricista en Córdoba y llegó a Venezuela hace 12 años. Ahora es párroco en uno de las barriadas más peligrosas del mundo, Petare, el suburbio más grande toda América Latina y también el de mayor tasa de homicidios.

En un reportaje realizado por Esther Yáñez en NIUSdiario cuenta que la Venezuela que se encontró cuando llegó por primera vez, no tiene nada que ver con la Venezuela superviviente de ahora. Cada día recorre las calles desvencijadas de Petare, muchas veces asediadas por la violencia de las bandas que se disputan su territorio. Lo cierto es que su ayuda es decisiva para que decenas de familias, a las que visita cada día en sus casas, cubransus necesidades más básicas para sobrevivir.

Centraliza todas estas ayudas a través del Colegio Corazón de Jesús, situado muy cerca de la iglesia de San Juan Evangelista en la que es párroco. El colegio está hermanado con la Academia Merici, una escuela para niñas que llevan las religiosas Ursulinas, que está situado en uno de los mejores barrios de Caracas. Desde allí llega dinero, alimentos y medicinas para su parroquia en este suburbio.También organiza la denominada “olla solidaria” con ayuda de voluntarias de la Academia, de la que comen sobre todo ancianos y niños, pero también población de cualquier edad, estatus o clase. Lo más difícil para él es ver cómo la gente se está muriendo por la falta de medicamentos, una especie de condena a muerte. Y el coronavirus ha venido a empeorar una situación ya de por sí límite.

Cuando este sacerdote de 36 años va por la calle, muchos le piden oraciones y bendiciones, pensando que él está más cerca de Dios. Pero Jesus Sánchez se siente pequeño frente a la fe de este pueblo en medio de sus sufrimientos, y cada día reconoce a Jesucristoen la gente que encuentra.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar