COPE

"Los que rodeaban el cadáver de mi padre jaleaban su asesinato"

La hija de Anselmo Durán reconoce que es muy duro ver los homenajes que se hacen a los terroristas

Audio

Santiago Ruiz de AzúaPaís Vasco

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 09:02

Anselmo Durán, estaba casado y era padre de seis hijos. Nacido en Extremadura, fue destinado al País Vasco en 1973. En el cuartel de Elgóibar, donde residía, se encargaba de la intervención de armas.

En la tarde del 9 de octubre de 1978, salió del cuartel para ir a su domicilio y como muchos días, cruzó el puente sobre ferrocarril de vía estrecha Bilbao- San Sebastián, descendió las escaleras hasta la calle y allí, cuatro miembros de los Comandos Autónomos Anticapitalistas le ametrallaron desde el interior de un vehículo.

Anselmo recibió 8 impactos de bala que lo dejaron tendido en el suelo, herido de muerte, en un gran charco de sangre.

“El primero que nos lo cuenta fue mi hermano Luis que fue testigo de cómo le dispararon. Subió a casa y nos dijo: acaban de disparar a papa” Recuerda Pilar Durán, hija de Anselmo.

Anselmo Durán


Pilar bajó inmediatamente a la calle y se encontró a su padre en un gran charco de sangre, rodeado de gente que en vez de ayudarlo, gritaban y vitoreaban por lo sucedido.

Poco después del asesinato la familia abandonó Elgóibar, “ no nos fuimos, nos echaron” reconoce Pilar. La vida en el pueblo ya era complicada antes del asesinato. El día a día en el colegio, en la compra, “solo podías ir a comprar a determinados establecimientos”, era muy duro. Sentías el desprecio a diario, asegura la hija de Anselmo.

La familia de Anselmo nunca se sintió arropada por el pueblo y era frecuente escuchar frases como “algo habrá hecho”. Todavía hoy reconoce que las víctimas “ nos sentimos solas”.

Para Pilar es muy duro ver como cada vez que sale un terrorista de la cárcel se le rinde un homenaje o se le hace un recibimiento,”volvemos a vivir aquel 9 de octubre. Es muy duro” dice.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2