Boletín

RELIGIÓN

La Santa y Real Casa de Misericordia de Bilbao celebra hoy la festividad de su patrón: San Mamés

La Eucaristía ha sido presidida por el Vicario General de Bilbao Félix Alonso

Los txupines anunciadores han inaugurado la jornada con más de 300 asistentes

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:56

La Santa y Real Casa de Misericordia de Bilbao ha celebrado hoy la festividad de su patrón: San Mamés. Los txupines y petardos anunciadores han inaugurado la jornada a la que han asistido más de 300 asistentes entre lo que se encontraban los ancianos residentes y sus familiares. Además han asistido a la celebración eucarística el Alcalde la Ciudad Juan Mari Aburto acompañado de otras personalidades y autoridades municipales.

Antes de la celebración de la Eucaristía ha tenido lugar la peregrinación del Santo hasta los jardines de la casa, acompañado por la música de un dúo de txistularis y de Félix Alonso, Vicario General de Bilbao. La procesión con San Mamés a hombros de ocho antiguos niños de la casa ha iniciado en la capilla que guarda desde 1946 un relicario con un pequeño fragmento del cráneo del Santo. Ha culminado en los jardines, adornados con banderas rojas y blancas, donde estaba preparado el altar para la celebración de la Eucaristía, presidida por el Vicario General de Bilbao: Félix Alonso.

La Banda Municipal de Bilbao ha amenizado el aperitivo y pondrá además las notas musicales para que los residentes disfruten del baile y la música.

LA RELIQUIA DE SAN MAMÉS

En 1695, por bula papal de Inocencio XII, fue entregada la cabeza de San Mamés al inquisidor del reino de Aragón, Don Juan de Texada, quien la donó en un magnífico relicario de plata a la iglesia de Santa María Magdalena de Zaragoza. Posteriormente, el 24 de enero de 1946, se extrajo un trozo del cráneo del santo con destino al asilo de San Mamés de Bilbao. La entrega se hizo el 6 de agosto del mismo año en los salones de la Diputación de Bizkaia. Desde entonces la capilla de la Casa de Misericordia guarda el relicario con el pequeño fragmento de cráneo de San Mamés, el mártir que con 17 años fue sentenciado a morir en el circo romano por profesar el cristianismo. A San Mamés se le considera el Patrón de los huérfanos y por extensión, de los niños necesitados. Tradicionalmente se representa con un león a sus pies y la palma del martirio.