Un chárter con 189 pasajeros que llegaba a Logroño tiene que hacer tiempo en el aire porque no había nadie

Un chárter con 189 pasajeros que llegaba con antelación a Logroño tiene que hacer tiempo en el aire porque no había controlador 

Un chárter con 189 pasajeros que llegaba a Logroño tiene que hacer tiempo en el aire porque no había nadie

Álvaro de los Ríos

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:59

El pasado viernes, 6 de diciembre, con motivo del largo puente de la Constitución y de la Inmaculada Concepción, desde La Rioja salían del Aeropuerto de Logroño-Agoncillo dos Boeing Airplanes B738 de Alba Star y de Luxair Airlines con destino a Budapest y Estrasburgo respectivamente. La llegada estaba prevista para ayer lunes por la tarde.


 


En uno de los vuelos chárter de regreso que trasladaba a 189 pasajeros desde Budapest hasta Agoncillo en la tarde de este lunes el comandante anunciaba que no podía tomar tierra en el aeropuerto de La Rioja. ¿Qué sucedía?.  Según cuenta el digital http://larioja.com el comandante comunicaba a los pasajeros que "estaban buscando al controlador". Y es que recoge el diario digital el testimonio de un pasajero quien cuenta que el propio comandante nos explicaba que iban a hacer tiempo en el aire y que si no daban con el controlador iban a tener que aterrizar en Zaragoza, con los perjuicios correspondientes para los ocupantes del aparato y apoderandose, como es lógico, la incertidumbre del pasaje de un avión que iba lleno https://www.larioja.com/la-rioja/aterrizaje-espera-controlador-20191209220003-nt.html.

El avión, al final,  pudo aterrizar en el Aeropuerto previsto, en Agoncillo, al que también llegaba el otro chárter procedente de Estrasburgo. Fue al bajar los pasajeros cuando encontraron una respuesta más concreta a lo que había sucedido. "Creo que el comandante se ha expresado mal y no era que estuvieran buscando al controlador, sino que éste no estaba porque el avión había llegado con antelación sobre el horario previsto y el aeropuerto no había abierto aún", añade el pasajero a LaRioja.com. Desde el servicio de prensa de AENA, con quien se ponían en contacto el periódico, confirmaban la versión, explicando que "el controlador no entra hasta las 19.00 horas a su puesto de trabajo y, a pesar de haber llegado diez minutos antes de ese horario, el avión había acumulado tanto adelanto que todavía no había nadie haciendo esas funciones en el aeropuerto de Agoncillo".

Lo más