Boletín

Dos menores detenidos tras dar una paliza a otros dos jóvenes y robarles los móviles

También ha sido detenida una viguesa por apropiarse de más de 20.000 euros de su local de trabajo y fingir el robo de su vehículo.

Paliza para sustraer teléfono móvil

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:00

Dos menores, ambos de 17 años, han sido detenidos en las últimas horas  como presuntos autores de un robo con violencia a otros dos chicos a los que supuestamente les propinaron una paliza para robarles las carteras.

Los hechos tuvieron lugar de madrugada, durante la celebración de las fiestas en la parroquia de Candeán. Los agredidos se encontraban en la parte trasera de la iglesia parroquial, cuando fueron abordados por los dos detenidos que les pidieron dinero. Al negarse a dárselo, los sospechosos adoptaron una actitud violenta, les sujetaron, forcejearon con ellos, y comenzaron a golpearles hasta que, finalmente, les sustrajeron sus carteras.

Cuando llegaron los agentes, se percataron de que los denunciantes presentaban magulladuras y golpes por la cara, así como daños en algunas piezas dentales. Con la descripción aportada por las víctimas, la Policía logró localizar a los presuntos ladrones, que se encontraban entre un grupo de jóvenes en la inmediaciones. Los sospechosos, menores de edad y vecinos de Mos y Vigo, fueron detenidos y trasladados a Comisaría, desde donde los agentes se pusieron en contacto con sus responsables legales.

Las diligencias practicadas fueron puestas a disposición de la Fiscalía de Menores de Pontevedra.

DETENIDA LA EX CAMARERA DE UNA CAFETERÍA DE NIGRÁN POR SIMULAR UN DELITO DE ROBO Y APROPIACIÓN INDEBIDA

En Nigrán, detenida la ex camarera de una cafetería de Nigrán por simulación de un delito y apropiación indebida. La mujer, de 41 años y vecina de Vigo, presentó una denuncia falsa por el robo de su vehículo en el que guardaba 3.400 euros correspondientes a la recaudación de la cafetería en la que trabajaba.

El coche apareció a escasos 500 metros de donde supuestamente lo habían robado,con las puertas cerradas sin el seguro y dándose la circunstancia de que  las únicas llaves disponibles estaban en poder de su propietaria. A esto se suma la denuncia interpuesta meses después por el propietario de la cafetería acusando a la camarera por un delito de apropiación indebida ya que, al parecer, poco antes de ser despedida había emitido y justificado el pago de facturas falsas a los distribuidores por un valor total que supera los 20.000 euros.

Lo más