COPE

Eduardo Casanova nos propone un largo fin de semana de cine

Mucha gente esté eligiendo durante la pandemia ir al cine como opción segura de ocio y cultura para su tiempo libre sin renunciar a la calidad.

Audio

Carles Villeta

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:57

Las críticas de cine que esta semana nos ofrece Eduardo Casanova pasan por algunos de los estrenos que mejor sabor de boca están dejando entre el público. Pese a las restricciones de aforo en las salas, el buen trabajo de los exhibidores en materia de seguridad, está haciendo que mucha gente esté eligiendo ir al cine como opción de ocio y cultura para su tiempo libre pese a la pandemia, pero, eso sí, siguen buscando calidad. En este fin de semana festivo de cuatro días, las propuestas de nuestro crítico son las siguientes:

“Explota, explota”.

Divertida y nostálgica desde el principio se presenta esta comedia musical que recupera los movidos éxitos de Raffaella Carrá. Indudablemente, supone una acertada elección para un film que pretende ante todo evadir al público con sonrisas y buen ritmo, objetivo que conseguirá a poco que guste el género. Cuenta con puesta en escena de innegable encanto, colorido y frescura.

Tras la ruptura de su compromiso nupcial, María abandona Roma y regresa a España. Gracias a la hospitalidad de una empleada de Barajas, se instala en Madrid y consigue un trabajo en el aeropuerto. Realmente le gustaría ser bailarina y el destino le brinda la oportunidad cuando conoce a un apuesto ejecutivo de TVE; aunque deberá esperar a tener su momento y acatar las estrictas reglas del censor.

“Rifkin's Festival”

La nueva película de Woody Allen repite un patrón argumental próximo a su anterior film: Día de lluvia en Nueva York (2019), si bien cambia el perfil de los protagonistas, que pasan de ser dos universitarios a un matrimonio en crisis y ello altera la perspectiva de las cuestiones que aborda. Sin embargo, en su conjunto el resultado no mejora al de aquella. Aun manteniendo sus señas de identidad, incluyendo la chispa que a modo de mordaz ironía surge en los diálogos, la historia central resulta bastante banal; casi una excusa que permite abordar otros asuntos aparentemente incidentales.

Mort Rifkin se dispone a disfrutar unos días del Festival de San Sebastián acompañando a su esposa, representante y amante de un director francés en alza con una agenda muy apretada. Él, ajeno a esa realidad, intenta distraerse paseando por la ciudad sin rumbo fijo. Su aletargado presente da un vuelco cuando conoce a una atractiva cardióloga, de quien se queda prendado al instante.

“Falling”

Viggo Mortensen debuta en la dirección con un drama familiar intimista, áspero e irritante. Su ambiciosa propuesta reitera en exceso los mismos argumentos, a partir de unos personajes centrales cuyo arco dramático es limitado. No obstante, quedan matizados por unas interpretaciones irreprochables que deparan momentos verdaderamente emotivos. Por otro lado, su factura técnica y la soltura con que se mueve por diferentes planos temporales parecen propias de un realizador avezado.

John Petersen vive con su marido y la hija adoptiva de ambos en el sur de California. Su padre, un granjero de Chicago, viudo y con demencia senil, ha decidido comprar una casa y mudarse cerca de él, consciente del deterioro que padece. La convivencia durante unos días se tornará muy incómoda. La presencia de este anciano enfadado con el mundo y anclado en su mentalidad tradicional, evocará tristes e hirientes recuerdos y reabrirá viejas heridas.

Un clásico a revisitar.

Para aquellos amantes del séptimo arte que opten por disfrutarlo también desde casa, Eduardo Casanova nos propone volver a ver uno de esos títulos que ya quedan en la historia del cine. Aprovechando el estreno de la última pelicula de Woody Allen, la propuesta es una de sus obras más premiadas y aplaudidas, Annie Hall (1977). Una comedia romántica que mejor podría considerarse como una comedia sobre el amor, pero con la parte de comedia escrita en mayúsculas. Calificada por la asociación de guionistas americanos (WGA) como la película más divertida de la historia, nos presenta todas las obsesiones del realizador judío juntas en una misma obra completamente plagada de gags.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo