La petición de un miembro de la UIP en COPE: “Que nos dejen intervenir en Cataluña sin cortapisas"

Desde Valladolid han sido desplazados a Barcelona 90 agentes de la Policía Nacional, de los que más de una decena se encuentran heridos

La petición de un miembro de la UIP en COPE: “Que nos dejen intervenir en Cataluña sin cortapisas

Alejandro García

Javier Luna

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:53

Se cumplen siete días de los primeros disturbios en Cataluña tras la sentencia del 'procés'. En Barcelona hay desplazados 90 efectivos procedentes de Valladolid. Y más de una decena, por el momento, han resultado heridos. En su práctica totalidad, con carácter leve.

Las fuerzas comienzan a flaquear. Cada vez andan “más justos”, confiesa a COPE un miembro de la UIP. Están teniendo que enfrentarse a “muchísimas horas” de trabajo portando chalecos antibalas o antitraumas que “no se secan del sudor” entre una jornada y otra. Pero avisa: “aguantaremos lo que sea necesario”. “Lo que nos pidan y lo que nos exijan, como siempre”, matiza.

El escenario que describe es de una violencia “no recordada”. En su equipo, quien menos acumula entre 10 y 15 años de experiencia en este tipo de unidades. Los primeros altercados, en el aeropuerto, fueron “tensos”. Pero lo “peor” les aguardaba en Urquinaona.

Este agente, aquella noche, estaba “en primer línea”. Fueron casi tres horas y media “haciéndonos fuertes” ante una muchedumbre “muy bien organizada” y “muy violenta” que utilizaba “todo lo que tenían para causar el mayor destrozo y el mayor daño a quienes estábamos actuando”. Describe armas de todo tipo: adoquines, piedras, cócteles molotov, rodamientos y mobiliario urbano.

Al igual que el grado de violencia, cuyo “pico” se registró coincidiendo con la huelga general convocada el pasado viernes, la respuesta policial ha ido 'in crescendo'. “Al principio se estaba un poco reticente”, ha reconocido este miembro de la UIP, “pero nos hemos visto en la obligación de utilizar prácticamente todos nuestros medios”.

El camión de agua que, a su juicio, los Mossos d'Esquadra emplearon de forma “muy eficaz” les habría servido también de ayuda. “Seguimos sin saber por qué no salió a retirar barricadas”, confiesa. Es a esos parapetos improvisados “donde no se puede acceder, salvo que lancemos botes (de gas lacrimógeno) por detrás”, explica. “El camión”, relata al recordar lo sucedido en Urquinaona, “hubiese facilitado la entrada de otros grupos para reforzar la retaguardia y tomar el control de la situación muchísimo antes”.

Las órdenes que reciben durante los operativos generan también incomprensión entre los efectivos de la Policía Nacional. Una vez tomada una barricada o una calle “recibimos la instrucción de retroceder a la posición inicial”. Lo que supone “devolver las posiciones ganadas”, se lamenta este miembro de la UIP. Así, advierte, se consigue que “la gente se envalentone más y la batalla dure mucho más”. No cree necesaria la intervención de los Grupos de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil, tan solo “que nos dejen intervenir sin cortapisas, sin miedos políticos”. “No necesitamos nada más”, ha aseverado a su paso por Herrera en COPE Valladolid.

Los miembros de las Unidades de Intervención Policial están viviendo días “duros”. Pero sus familias lo están pasando “especialmente mal”. Fotografías y vídeos de lo que ocurre en Cataluña corren como la pólvora. “Tratas de no informar demasiado para que no piensen que su hijo, su marido o su novio están debajo de ese casco”, admite. “Pero muchas veces sí lo estamos”, concluye.

Lo más