Salmerón celebrará este sábado el I Encuentro de Botargas

Reunirá a gran parte de las botargas de Guadalajara y a las de Olatz, Navarra, en el décimo aniversario de las Mascaritas y el Tío Alhiguí de Salmerón

Audio

Mercedes CastellanoCOPE Guadalajara

COPE GuadalajaraMercedes Castellano

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:53

El próximo sábado la localidad de Salmerón reunirá a buena parte de las botargas de la provincia de Guadalajara, incluso a las de la localidad navarra de Olatz, en el I Encuentro de Botargas de la Villa de Salmerón.

El encuentro, que se abre a las once de la mañana con la apertura de puertas y la charla de José Antonio Alonso sobre "Las Botargas de Guadalajara y su significado", continuará con la inauguración de la exposición titulada "Historias de Carnaval", en el Pósito y del Mercadillo Artesanal, en la Plaza Mayor, donde, a las doce y media, actuará el Grupo Folk Almirez y se ofrecerá la comida popular.

La jornada finalizará sobre las cuatro y media de la tarde, con el Pasacalles de las botargas, entre las que, según ha avanzado el vicepresidente de la Asociación Cultural CEAR de SalmerónÓscar Balcones, se cuentan "los Danzantes de Valdenuño, las Vaquillas de Robledillo de Mohernando, la Botarga infantil y la de Casados también de Robledillo, las Vaquillas de Zarzuela de Jadraque, la Botarga de Montarrón, la de Peñalver y la de Guadalajara, los Danzantes de Albalate de Zorita, quizás Los Chocolateros de Cogolludo y, como invitada especial, tendremos una Botarga de Olatz, Navarra, de donde vendrán 40 personas a amenizar nuestro pueblo". 

Además, la primera concentración de botargas salmeronense coincide con el décimo aniversario de la recuperación de las Mascaritas y el Tío Alhiguí de la propia villa. Balcones, que precisamente encarna este último personaje, ha explicado la característica indumentaria de estos personajes populares del folclore provincial, que, en el caso de las Mascaritas, consiste en "un refajo con el que vivían todo el año en el pueblo antiguamente, una blusa un poco más lujosa con flores llamativas, una toquilla o pañoleta de lana, una máscara en la cara que era un trapo blanco en el que dibujaban el contorno de los ojos y la boca y luego un pañuelo en la cabeza para calar encima un gorro de paja", mientras que el Tío Alhiguí, "era vestido con una especie de arpillera o tela de saco, le hacían el pantalón y un chaleco, le ponían parches de tela de colores y unos agallones colgados para adornar un poco y la cara también cubierta con su mascarita, su pañuelo y su gorro".

Mascaritas y Tío Alhiguí de Salmerón, Guadalajara

Mercedes CastellanoCOPE Guadalajara

Pero, sin duda, lo que permite identificar claramente al Alhiguí son las dos cañas que sujeta con las manos, de las que cuelga un higo, peculiaridad que nos remite al cancionero festivo popular, tal y como recuerda su alter ego actual: "hay una canción que dice al Alhiguí, al Alhiguí, con la mano no, con la boca sí, ya que hacía una especie de juego con la gente del pueblo, especialmente con los chiquillos, que tenían que coger el higo sin tocarlo con la mano".

Lo más