COPE

NAVIDAD

Desde el Santuario de Cortes, mensaje episcopal del Obispo de Albacete

Don Ángel Fernández Collado pide que no falten los gestos de estas fechas como el belén el árbol o la adoración al Niño Jesús

Audio

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 07:20

En pleno Año Jubilar y rodeado de niños, don Ángel Fernández Collado, obispo de Albacete, ha lanzado a la Diócesis su tradicional mensaje navideño.

Mensaje que trascribimos íntegro en texto o con el vídeo grabado por la Delegación de Medios de Comunicación Social del Obispado.

"Desde el Santuario Diocesano de Nuestra Señora, la Virgen de Cortes, en Alcaraz, en el que estamos celebrando el Año Jubilar concedido por el Papa Francisco al celebrar los 800 años de la aparición de su imagen de madera entre nosotros y su devoción por los fieles cristianos, y que iniciábamos el 26 de agosto de 2021 con la apertura de la Puerta Santa, deseo acercarme a vosotros para felicitaros la Navidad, para gozar con vosotros de la cercanía y llegada del Niño Dios entre nosotros. Así lo anunciaron los ángeles, preparándonos para su acogida en nuestros corazones: Hoy en la ciudad de Belén os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor. Así describe el acontecimiento el evangelista san Lucas: «Se cumplieron para María los días de su parto, y dio a luz a su hijo primogénito, y le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre» (Lc 2,6-7).¡Es Navidad!, es una alegría divina, porque Dios nace entre nosotros. El Hijo de Dios, Jesús, se hace hombre en Belén de Judá.

Feliz Navidad a vosotros los niños, los jóvenes, los adultos, los mayores, los enfermos, los impedidos, los sacerdotes, los diáconos, los misioneros, las religiosas y religiosos, las personas consagradas, los seminaristas, los que no tienen un hogar donde vivir y un contrato de trabajo que les proporcione dignidad y un medio de vida.

El gozo y la alegría invaden nuestro corazón al acercarnos a celebrar este gran acontecimiento para el cual nos venimos preparando durante el tiempo de Adviento: La Navidad. El Hijo de Dios, Jesús, se hace hombre en Belén de Judá.

Algunas personas en nuestro entorno quieren desdibujar la Navidad, vaciarla de contenido religioso y cristiano, alejar a Dios de la vida de la gente. Hablan y publicitan estos días como de Felices Fiestas, pero evitan decir o desear una Feliz Navidad. Nosotros sabemos muy bien que no hay Navidad sin el nacimiento de Jesús en Belén; que no hay Navidad sin el Niño-Dios, sin su cercana presencia de amor; que no hay Navidad sin fe y caridad, sin Dios hecho hombre.

Aunque las circunstancias no son propicias, los sentimientos, vivencias navideñas y tradiciones tienen que seguir estando presentes en nuestra Navidad. No debe faltar un Nacimiento (Belén) y árbol de navidad en nuestras parroquias y hogares, balconeras en nuestras ventanas, villancicos, la Misa de Navidad, la bendición de la cena familiar, fomentar la ilusión de los Reyes Magos en los niños y en nosotros los adultos, así como un gesto de adoración al acercarlos al Niño Dios.

Con todo, la gran noticia de la Navidad sigue siendo “buena noticia” para nosotros los cristianos y para todos los hombres y mujeres de buena voluntad, y un motivo de gozo y de esperanza: Dios se ha hecho hombre entre nosotros. Su presencia se hace realidad en un niño recién nacido, necesitado de cariño, ayuda, calor y compañía. No está solo. Junto a Él llegan unos pastores que custodiaban sus rebaños en la noche y le ofrecen sus dones, los ángeles del cielo que cantan gozosos al recién nacido, y hasta unos sabios venidos de Oriente y guiados por una estrella llegan hasta el establo de Belén, lo adoran postrados y le ofrecen sus mejores presentes: oro, incienso y mirra. Todos cantan gozosos anunciando la llegada del Niño-Dios recién nacido: “Hoy nos ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor”.

Navidad es la gran prueba de la presencia amorosa de Dios entre los hombres. En estos días ese amor de Dios se hace visible en un establo de Belén. Ojalá se haga también visible en nuestras vidas. Ojalá que en estos días la paz de Dios, la ternura de Dios, la alegría de Dios, descienda sobre todos nosotros como descendió hace más de dos mil años sobre un pesebre en la ciudad de Belén.

Feliz Navidad de todo corazón.


  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar