Este puente ven a conocer El Soplao

Este puente ven a conocer El Soplao

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:49

Situada entre los municipios de Valdáliga, Herrerías y Rionansa, la cueva El Soplao se desarrolla en su totalidad en la denominada Sierra de Arnero, que a su vez está encuadrada en la sierra del Escudo de Cabuérniga.

El Soplao constituye una maravilla espeleológica a nivel internacional, con grandes superficies tapizadas de aragonitos, helictitas, pisolitas gours, estalactitas, estalagmitas y excéntricas, que provocan todo un juego de luces y sombras, sensaciones y olores. Todo un lujo para los amantes de las bellezas subterráneas que descubrirán en esta cavidad lo caprichosa que ha sido la naturaleza.

La que fuera una cueva explotada para la minería y hoy convertida en punto de atracción turística es singular por sus concreciones excéntricas y la espectacularidad de las formaciones geológicas que atesora.

Desde el pasado junio está abierta al público la ‘Visita Minera’. Esta nueva modalidad se suma a las dos que ya existían: la Visita Turística y la Visita de Turismo Aventura.

El visitante experimentará en primera persona la actividad minera, sus dificultades y su entorno y quedará sorprendido por la variedad de espacios e instalaciones subterráneas. Una arqueología minera que ofrece una idea de cómo eran las condiciones de esta mina de Zinc.

Además, el recorrido se ha diseñado como  una vía ferrata subterránea, con puente tibetano incluido y rampas de 300 metros con pendientes de 35º, salvando desniveles de 180 metros. Toda una experiencia para los amantes del turismo activo.  

Esta visita tiene una longitud total de 2 kilómetros y se comienza recorriendo los casi 500 metros horizontales de la galería Ana, la cual nos lleva al punto neurálgico de este sistema de minas. Es en este punto donde dejaremos la galería Ana para andar 30 metros por la galería del Este y comenzar la Ferrata Minera de El Soplao.

La cueva está considerada como uno de los grandes tesoros de la geología mundial, lo que le ha valido el sobrenombre de ‘Capilla Sixtina de la geología’ y, prueba de su gran atractivo es que tras su apertura, en 2005, se ha convertido en centro de atracción turística para miles de visitantes.

Para disfrutar de los secretos geológicos de El Soplao existen otros dos tipos de  visitas:  la  turística  y la de turismo-aventura.

En la primera se visitan 1.500 metros de cueva, en las galerías La Gorda y Los Fantasmas. Se accede a la cavidad a bordo de un tren minero que conduce hacia la primera galería, la de La Gorda. El nombre de esta primera refleja la primera impresión que le produjo a uno de los primeros espeleólogos al sentirse insignificante antes su dimensiones. A lo largo de sus 1.500 metros, se tiene la oportunidad de admirar sus techos que están repletos de helictitas de calcita. Desde las grandiosidades de La Gorda, el visitante se introduce  en Los Fantasmas. Esta galería cuenta con más de 300 metros de recorrido y zonas con 35 metros de anchura. Su nombre se debe a las grandes estalagmitas blancas a modo de típicos fantasmas, que encontramos en la misma. Esta visita es 100% accesible y puden visitarla personas con movilidad reducida.

El itinerario de turismo- aventura que está especialmente diseñado para que los más intrépidos recorran hasta 3 kilómetros dentro de la cueva. En el trayecto, el visitante parte del túnel de la Isidra, desde donde se accede a la parte superior del ‘Falso Suelo’. Desde ahí el recorrido se dirige a la galería de Los Italianos, para visitar posteriormente la galería Campamento, la sala de El Órgano y las galerías El Bosque y La Sirena, donde se puede disfrutar de maravillosas formaciones.

La duración de este recorrido es de unas 2 horas y media y se realiza en grupos como máximo de 20 personas. Antes de comenzar este recorrido se facilita a los visitantes botas, mono, casco y luz, con la opción de compra de calcetines y guantes. Asimismo, como la temperatura interior de la cueva es de 10 grados se recomienda ir convenientemente abrigados.

El entorno de El Soplao constituye, además,  un enclave con espléndidas y profundas vistas sobre la sierra de Peñasagra, los Picos de Europa, el valle del Nansa y el mar Cantábrico, haciendo del mismo un lugar muy apetecido de excursionistas amantes del espacio natural.

Más información sobre horarios y tarifas en: www.elsoplao.es

Además de su atractivo turístico, El Soplao es conocido a nivel internacional por su valor científico. Son innumerables los adjetivos para definir este laboratorio de la biodiversidad.

El descubrimiento del excepcional yacimiento de ámbar del Cretácico con 110 millones de antigüedad  en los alrededores de la cueva;  del yacimiento de estromatolitos; de distintas especies de insectos;  sus aportaciones a la investigación entomológica y al conocimiento del karts y de la tierra, etc, …son algunos de los hitos vividos por la cavidad desde su apertura en 2005.

Algunas singularidades de El Soplao en número son las más de 4.000 excéntricas por metro cuadrado que tiene la cueva; los millones de espeleotemas (entre cinco y cincuenta); la más de media docena de  especies cavernícolas; los miles de fragmentos de ámbar del Cretácico con 110 millones de antigüedad o los estromatolitos que datan de hace un millón de años, sin olvidar los 50 kilómetros de galerías o las 3.000 hectáreas que constituyen el Territorio Soplao.

Lo más