COPE

Un estudio de la Universidad de Oviedo averigua el origen de los terremotos submarinos de la costa asturiana

El trabajo del departamento de Geología ha confirmado el papel decisivo de la falla Cantábrica y su prolongación en la falla de Ventaniella

Foto estudio sísmico de la Universidad de Oviedo (Europa Press)

Un técnico del departamento de Geología de la Universidad de Oviedo trabaja con una estación sísmica (Archivo)Europa Press

Europa Press

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 14:26

Un equipo del departamento de Geología de la Universidad de Oviedo averigua el origen de los terremotoso submarinos de la costa centro-occidental asturiana y ha confirmado el papel decisivo de la falla Cantábrica (y su prolongación, la falla de Ventaniella) en la actual configuración del margen cantábrico, ya que estas fallas separan dos importantes bloques corticales.

El trabajo, publicado por 'Frontiers in Earth Sciences', ha sido realizado por un grupo de tres profesores y un investigador predoctoral: Gabriela Fernández-Viejo, Sergio Llana-Fúnez, Carlos López-Fernández y Jorge Acevedo, respectivamente.

Según indican desde la institución académica en nota de prensa, para la realización de dicho trabajo, que cuenta con financiación del Principado de Asturias, el equipo desplegó en 2019 una red de 11 estaciones sísmicas a lo largo del sector centro-occidental asturiano. Los datos obtenidos por esta red durante ocho meses han permitido registrar con elevada precisión 73 nuevos terremotos con origen entre 6 y 21 kilómetros de profundidad.

HAY DOS PUNTOS "CRÍTICOS" EN LA FALLA CANTÁBRICA: UNO DE ELLOS ESTÁ CERCA DE AVILÉS

Estos sismos "se concentran en dos zonas preferentes, en dos puntos específicos de la falla Cantábrica", según explica Sergio Llana-Fúnez, que añade que "la primera zona de sismicidad está en la costa, cerca de Avilés, y se asocia con estructuras antiguas en la corteza". "El otro punto está más alejado de la costa, frente a Galicia, y lo asociamos con estructuras muy antiguas en el origen de la formación de la cordillera Cantábrica".

Los terremotos relacionados con esta falla, explica Jorge Acevedo, "se detectan desde que instalaron las primeras estaciones sísmicas, en los años 70. Son fundamentalmente de magnitudes medias alrededor de 2, por lo que son imperceptibles para la población".

"El siguiente paso sería localizar mejor todavía estos terremotos y para eso necesitaríamos contar con estaciones submarinas", comenta Gabriela Fernández-Viejo.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar