COPE

Entrevista

"Desde el primer momento, me enamoré de Oviedo"

Viktor Onopko repasa en Deportes COPE Asturias su trayectoria en el club azul.

Audio

Pepe PérezFoto: PFC CSKA

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 16:56

Desde Rusia, inmerso en plena temporada con el CSKA de Moscú, Viktor Onopko atiende la llamada de Deportes COPE Asturias. Ahora es el segundo técnico del potente equipo moscovita. Han empezado la temporada con dos victorias en los dos encuentros disputados. Pese a su trabajo en Rusia, Onopko tiene muy presente al Real Oviedo.

Viktor Onopko está muy contento de seguir vinculado al mundo del fútbol, ahora en el cuerpo técnico del CSKA. “El fútbol me lo dio todo. Mi futuro, mi vida, mi familia. Gracias al fútbol encontré a mi mujer. Su padre era jugador de fútbol famoso y conoce la vida del deportista. Mi mujer competía en gimnasia rítmica”, explica. Una familia que sigue viviendo en Oviedo, pese a que él, por motivos laborales, haya regresado a Moscú. “Mi familia vive en Oviedo. Empezamos allí hace 25 años. Echo de menos España y Oviedo. Tengo dos periodos de vacaciones, pero este año por el coronavirus no he podido ir. No veo a mi familia desde hace cinco meses. Los echo de menos. Para mí, Oviedo es el mejor sitio para vivir”.

Su llegada al club azul, en 1995, estuvo marcada por los litigios del Real Oviedo con la FIFA. Onopko había firmado por el club azul, pero el Atlético de Madrid se entrometió en las negociaciones tras la marcha de Antic del equipo del Carlos Tartiere al del Vicente Calderón. “Me engañaron los representantes. Siempre me preguntan por mi llegada y lo que pasó con el Atlético. Me quería Radomir. Quería llevarme allí cuando fichó. Vinieron Celso (González) y Eugenio Prieto a Moscú para preparar el contrato. Les dije que sí. Tenía una cláusula en el contrato que decía que si otro equipo pagaba algo más por mí, me iba allí. Al firmar el contrato, desapareció este punto y por eso me engañaron”, explica Onopko. El exjugador azul, sin embargo, reconoce que “no sabía cómo es Oviedo, cómo es el equipo. Yo quería ir a Oviedo desde el principio. Vi cómo viven los asturianos. Es un paraíso. Quedé enamorado de Asturias. Estoy enamorado de Oviedo”, apunta.

Pese a que a Onopko, desde el Atlético de Madrid, le habían dicho que Asturias era una zona minera, oscura y deprimida, el central se formó una opinión desde antes de bajarse del avión en el Principado. “Antes de aterrizar vi el mar, las montañas, todo verde. Conozco ciudades con minas y sé cómo es el trabajo de los mineros. En Ucrania hay muchas minas. Cuando era pequeño descendí casi un kilómetro a una mina. Es duro. Las ciudades de mineros tienen algo de suciedad, pero Asturias era un paraíso”, recuerda. Onopko ha dejado muchas amistades en Oviedo, gente que le ayudó a integrarse rápidamente en el equipo y en la ciudad. “Gracias a Eugenio Prieto, estaba a mi lado. Me dio su coche, siempre me invitaba a comer, a cenar... quería que me adaptase muy rápido. Agradezco a los compañeros, al médico Manolo (Rodríguez), a Donato, a los masajistas... Paco, Andrés, también a Vili, delegado... Mucha gente me ayudaba. Mis hijos están contentos. Mi mujer está feliz allí. Mi hija es gimnasta y compitió con la selección española, ganó campeonatos de España. Mi mujer está en el Club Omega. Mi hijo trabaja en una empresa de pinturas”, comenta.

En cada temporada en Oviedo, Onopko tuvo un entrenador como mínimo. “Yo aprendí mucho de todos ellos. De todos. Desde Tabárez, desde Lillo, desde Luis Aragonés, Radomir Antic... los dos no están con nosotros, pero hablamos como si estuvieran vivos porque están en nuestros corazones... De cada persona aprendes algo”, rememora.

Precisamente, Antic y Luis Aragonés son “dos figuras muy importantes en mi carrera. Como personas. Luis Aragonés siempre decía “ruso, ruso, ven, ven”. Yo siempre quería demostrar que quiero ser titular. Los extranjeros han de ser mejores que los jugadores de casa. Con Luis siempre hablábamos de todo, de la vida, de cómo invertir dinero, qué se puede hacer o no dentro del campo. En el campo aprendí mucho. Por eso jugué como central y en el medio del campo. Fernando Vázquez y Marigil también son mis amigos. Si quieres aprender, cada uno puede aprender de todas las personas”, apunta Onopko.

Pese al descenso en la temporada 2000-01, Onopko guarda un buen recuerdo de la victoria en el Camp Nou en el tramo final de temporada. “Recuerdo el partido contra el Barcelona, cuando ganamos en el Camp Nou, pero es una pena porque bajamos a Segunda. Antic pagó la prima a los jugadores de su bolsillo”. También rememora las palabras de Luis Aragonés. “Luis Aragonés, estuvo una temporada, y siempre decía que el Oviedo no baja nunca. Era una persona fuerte, era un guerrero. Todos los partidos con Luis son una historia”, apunta.

Onopko se mantiene pendiente del club azul desde la distancia. “Hay cambios en Oviedo. Es normal. Nueva directiva, un dueño mexicano. Una persona que quiere invertir dinero. El Oviedo está en Segunda. Estaba en Tercera y el camino para subir es largo. Los aficionados del Oviedo quieren mucho a su equipo. En Segunda B con 18.000 ó 20.000 espectadores. Una ciudad como Oviedo debe tener un equipo en Primera División. También el Sporting, porque el derbi es como un Madrid-Barcelona”, reconoce. Viktor Onopko también manda un mensaje de gratitud a los seguidores azules. “Gracias a la afición del Oviedo. Que apoyen. Si estamos todos juntos, subimos seguro”, concluye.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Deportes COPE en La Tarde

Con José Luis Corrochano

Reproducir
Directo Deportes COPE en La Tarde

Deportes COPE en La Tarde

Con José Luis Corrochano

Escuchar