COPE

Arranca en Zaragoza una Semana Santa atípica con un pregón a través de las ondas

Al suspenderse todos los actos, Pilar de Yarza ha leído hoy su pregón ante los micrófonos de COPE

Audio

Prengón de Pilar de Yarza a través de la Cadena COPE

ENRIQUE PÉREZZARAGOZA

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 13:41

La presidenta del Consejo de Administración de Heraldo de Aragón, Pilar de Yarza, ha sido este año la pregonera de la Semana Santa en Zaragoza, una celebración declarada de Interés Turístico Internacional. Al haberse suspendido todas las celebraciones debido al Estado de Alarma decretado por el Gobierno central como consecuencia de la pandemia del covid-19, los zaragozanos han podido seguir en este Viernes de Dolores la lectura de ese pregón a través de los micrófonos de la Cadena COPE en el programa El Espejo de la Iglesia en Zaragoza que dirige nuestro compañero y Delegado Episcopal de medios de comunicación del Arzobispado de Zaragoza, José Antonio Calvo, todos los viernes de 13:30 a 14:00 a través del 88.5 de la FM.

Si no pudiste seguirlo en directo, tienes la posibilidad de volverlo a escuchar pinchando en el enlace que acompaña a la fotografía de la pregonera de este año. Un pregón que la Junta Coordinadora de Cofradías de la Semana Santa de Zaragoza se va a encargar también de difundir a través de sus redes sociales. Aquí tienes el texto íntegro del pregón que Pilar de Yarza ha leído ante los micrófonos de COPE:

“En estas circunstancias tan difíciles y extraordinarias, agradezco especialmente poder compartir estas reflexiones en torno a la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Gracias a la Junta de Cofradías, que realiza una valiosísima labor social, junto a quienes necesitan ayuda, todos los días del año. Lo agradezco por mi condición de creyente, a la manera que aprendí de mis padres: con una fe que busca ser compromiso. Y por los lazos que unen a HERALDO DE ARAGÓN, y a toda mi familia, con la Semana Santa zaragozana.

Lamentablemente, la tremenda emergencia que vivimos ha obligado a suspender los actos programados. Pero la tecnología va a permitir que compartamos, juntos, el espíritu de la Semana Santa. La llamada a la solidaridad y a la esperanza redoblan su sentido, de una manera más intensa que nunca, si cabe. El espíritu de la Semana Santa persiste, más fuerte que nunca si cabe.

Quiero resaltar que la gran labor de las cofradías es posible, en buena parte, por la participación generosa de los jóvenes. Ellos son claves en todas las actividades solidarias. Muchos de ellos viven esta pasión cofrade en sus familias. Es el ámbito donde tantos niños y niñas aprenden a ponerse su primera túnica y a estrenarse con los redobles.

Las cifras de la Semana Santa hablan por sí solas: veinticinco cofradías, una de las cuales, la de La Crucifixión, ha organizado el Pregón de este año. Cerca de veinte mil cofrades; miles de bombos; de timbales y tambores; de matracas, de carracas. La procesión del Santo Entierro más grande de España. Es una expresión de arte. Un potente atractivo turístico. Es, sobre todo, el puente que nos une con nuestra aspiración a la trascendencia.

Las lecturas de los Oficios reflejan esa idea: el ser humano necesita respuestas a cuestiones eternas. Sobre el sentido de la vida y del sufrimiento. Sobre la pugna entre el bien y el mal. Entre la desesperación y la esperanza. Los “tiempos fuertes” de la Semana Santa nos invitan a buscar respuestas a estas cuestiones.

“Al hombre le digo, ha escrito el Papa Francisco, que no conozca a Dios de oídas. El Dios vivo es el que verá dentro de su corazón”. En la Pasión vemos a ese Dios vivo, un Cristo que sufre y lo hace por toda la Humanidad. Vemos al Jesús que soporta las tentaciones de poder, de fama, de ambición. Las mismas que sacuden hoy a nuestra sociedad. Vemos al Jesús que soporta el abandono de los suyos, que caen vencidos por el sueño. Es el mismo sueño, dice Santo Tomás Moro, de quienes nos decimos cristianos, pero cerramos los ojos: Ante el sufrimiento de las víctimas; de los excluidos y de los niños. Vemos, en el drama de la Pasión, el aparente triunfo de la mentira y la muerte de un justo. Lo mismo que hoy. Los bulos enturbian la vida pública, intentan imponer decisiones perjudiciales para la sociedad.

Como editora de prensa y como creyente, me gustaría detenerme en la escena del atrio de la casa de Pilato. “He venido a ser testigo de la verdad”, dice Jesús. Pilato le responde: “¿Qué es la verdad?” He tenido presente este diálogo en muchos momentos de mi vida profesional. Nos toca afrontar una crisis de valores:

El ventajismo busca sustituir a la honestidad, a la palabra dada. La valentía está penalizada. Son tiempos difíciles, en los que acecha la tentación de rendirse a la comodidad. Como Pilato, es más fácil ofrecer a la audiencia lo que reclama. Son tiempos de ruido. Se habla de hechos alternativos. Y no es más que un descarado eufemismo de la mentira. Es un escenario que puede parecer sombrío, pero que nos llama a la acción y a la esperanza. Por la Pasión desfilan también figuras que iluminan el drama. José de Arimatea. María y las mujeres que acompañan a Jesús hasta la Cruz y que son las primeras en saber que vive. Los apóstoles que despiertan de su sueño.

Vemos al Cristo que resucita, el que nos invita a transformar la sociedad. ¿Cómo? Como hacéis los cofrades, y quienes con Cáritas y con cada una de las múltiples obras sociales de la Iglesia. Es la caridad en la verdad de la que habla Benedicto XVI. “Sin verdad, dice, la caridad es solo sentimentalismo”. El Papa emérito se dirige a los medios de comunicación: “Deben, nos dice, estar al servicio de la verdad, del bien y de la fraternidad natural y sobrenatural”. Nos recuerda también la importancia de las nuevas tecnologías, puestas al servicio de la sociedad, como vamos a ver estos días de Semana Santa de una manera especial.

Son los principios básicos del humanismo cristiano, al que está volviendo nuestra Europa, envuelta en turbulencias. Son los valores cristianos de solidaridad y respeto a los derechos de la persona. Las raíces sobre las que ha crecido nuestro continente, como espacio de libertad y cohesión social. ¿Cómo hacerlo desde los medios? Con la búsqueda activa de la verdad, es decir, trabajando por una información verídica y auténtica. Que sitúa los hechos en su contexto adecuado. El desarrollo tecnológico debe ser un aliado. Nunca un obstáculo en la búsqueda incesante de la veracidad.

Cada uno de nosotros tenemos un momento, una frase, una imagen de la Semana Santa que es única e irrepetible. Están grabadas, a veces, desde los recuerdos de infancia, que es el mejor camino para llegar al misterio de la Pasión. Es el horizonte en el que asoma la esperanza que todos buscamos, hasta en las peores circunstancias. Hacer visible lo invisible: es el prodigio de la Semana Santa.

Este año se ha cumplido el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz. Es el símbolo del abismo al que se asoma el ser humano cuando olvida el respeto a la dignidad de sus semejantes. Hay todavía lugares en los que se vulneran estos principios. Pero sigue habiendo muchas más las personas que luchan por defenderlos, como sucedió en los campos de exterminio. En uno de ellos murió la intelectual Edith Stein, canonizada por Juan Pablo II como Santa Teresa Benedicta de la Cruz. Judía convertida al cristianismo, considerada patrona de Europa, Edith Stein eligió morir junto a su pueblo, mirando a Jesús en la Cruz.

Defensora de la promoción de la mujer, nos dejó el testimonio que es el centro de la celebración de la Pasión. “El mundo está hecho de contradicciones”, escribió, “pero al final nada quedará de estas contradicciones. Solo el gran amor permanecerá. Cómo podría ser de esta manera?”. Esta es la gran esperanza que nos trae la Semana Santa, esta Semana Santa. Muchas gracias”.

Síguenos en Twitter y Facebook

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar