Boletín

Fomento abrirá el martes el tramo de la A-23 Congosto de Isuela – Arguis en Monrepós de 3,3km

Se completan así 39 km continuos de autovía entre Huesca y Lanave. La inversión total asciende a 61,5 M€

La autovía por Monrepós estará completamente acabada

MINISTERIO DE FOMENTOCOPE JACA

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:46

El Ministerio de Fomento tiene previsto poner en servicio el próximo 15 de octubre el tramo Congosto de Isuela – Arguis, de la Autovía Mudéjar A-23, de Sagunto a Jaca, en el entorno de las poblaciones de Nueno y de Arguis en la provincia de Huesca.
Desde el pasado mes de marzo, la calzada de nuevo trazado del tramo Congosto de Isuela-Arguis de la A-23 ha estado abierta al tráfico en modo bidireccional, lo que permitió cerrar al tráfico la carretera N-330 (que conforma la otra calzada de la A-23) para llevar a cabo los trabajos de rehabilitación y adaptación a la normativa vigente en los tres viaductos existentes sobre el río Isuela que ahora finalizan.
La autovía A-23, junto con las autovías A-21 Pamplona – Jaca y A-22 Huesca - Lleida, constituirá una alternativa al valle del Ebro para comunicar la cornisa Cantábrica con Cataluña. Así, este nuevo hito se suma a la reciente puesta en servicio de los tramos entre Alto de Monrepós y Lanave, también de la A-23, y del tramo Jaca-Santa Cilia de la autovía A-21.
El presupuesto de las obras asciende a 59,4 millones de euros, importe que sumado al coste estimado de las expropiaciones y de las asistencias técnicas vinculadas a las obras, arroja una inversión total estimada de 61,5 millones de euros.

Características técnicas
El tramo que se pone en servicio tiene una longitud de 3,3 km y sigue el eje formado por la carretera N-330, que se aprovecha, de forma parcial, como una de las calzadas de la autovía, siendo la otra calzada de nuevo trazado.
Se trata de unas obras enmarcadas en un entorno montañoso de gran complejidad geológica y geotécnica, en el denominado puerto de Monrepós: todo el tramo se caracteriza por discurrir en rampa de entre el 4 % y el 7%.
La sección transversal de la autovía está formada por dos calzadas con dos carriles de 3,50 m, separadas por una mediana de 1,2 m a 2 m (o inexistente si son independientes), arcenes interiores de 1,00 m y exteriores de 2,50 m y bermas laterales de 0,75 m.
El tramo incluye el enlace de Arguis, tipo trompeta, que da acceso al actual Centro de Control de Túneles de Monrepós, a la población de Arguis y al valle de Nocito.
Asimismo, se han ejecutado 3 estructuras nuevas tipo viaducto, 2 pasarelas peatonales, 1 muro de hormigón armado y otras 2 estructuras pasos inferiores, así como el acondicionamiento de 3 viaductos existentes en la calzada de bajada a Huesca en los que ha habido que adaptar la rasante de la carretera N-330 a la rasante de la autovía.
Además, como obra singular destaca el túnel de Arguis, de 932 m, que desde marzo de 2019 está funcionando con circulación bidireccional.
La sección de la calzada en el túnel está formada por dos carriles de 3,50 m cada uno más dos arcenes, de 1,00 m el interior y 2,50 m el exterior, además de un sobreancho de seguridad de 2,00 m y dos aceras de 0,75 m. Se han ejecutado, además, tres galerías de evacuación peatonales de longitudes de 171 m, 146 y 152 m respectivamente.
Se contemplan también las instalaciones de seguridad en túneles, consistentes en ventilación, instalación eléctrica y alumbrado, megafonía, comunicaciones, incendios y control y seguridad.

Lo más