COPE

Ahorrar electricidad al cocinar: vitrocerámica o inducción

La notable subida del precio de la energía en las últimas semanas hace necesario plantearse medidas de ahorro

Ahorrar electricidad al cocinar: vitrocerámica o inducción
Manuel Salvador

COPE Sevilla

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15 ene 2021

Enseguida comenzaremos todos a recibir en casa el recibo mensual de la luz y encontraremos que la subida ha sido importante y que tendremos que pagar mucho más. Por diferentes circunstancias el precio del kilovatio de energía eléctrica se ha disparado y el alza se ha producido durante el tiempo en que nos hemos visto precisamente en la necesidad de consumir más, ya que ha coincidido con la ola de frio intenso que ha estado azotando el país. Por esa razón no son pocas las familias se han planteado la necesidad urgente de buscar formas de ahorro energético.

Es indudable que en los hogares uno de los puntos de mayor consumo está en la cocina, razón por la cual es el lugar donde se focalizan los posibles cambios a introducir.

Podemos cocinar con gas o con electricidad y en ambos casos hay ventajas e inconvenientes. Ciertamente el gas resulta moderadamente más barato pero como electrodoméstico cada vez tienen menos encaje en el diseño actual de las cocinas y quienes las utilizan se quejan continuamente de la suciedad que generan y lo dificil que resulta mantener los fogones limpios, por tanto la mayoría de usuarios se decanta ya por la electricidad.

Una vez elegida esta opción hay que preguntarse qué permite un mayor ahorro al cocinar: la vitrocerámica o las placas de inducción.

Se trata de dos sistemas diferentes. La vitrocerámica , que fue la primera alternativa eléctrica al fuego, funciona mediante resistencias y difunde el calor en todo su entorno, y la inducción se basa en un potente electroimán (dentro de la placa) que emite un fuerte y alternante campo electromagnético. Este atraviesa unicamente el material de los recipientes , lo que provoca que se formen pequeñas corrientes eléctricas en su interior, que se disipan en forma de calor.

Hay que subrayar que el coste de una placa de vitrocerámica es menor que el de una de induccíón , aunque cada vez van a resultar mas baratas a medida que crece la demanda. Sin embargo a la hora de hacer las cuentas del consumo eléctrico en casa es preciso añadir algunas características más de ambas para decidir con sentido común y conseguir un ahorro verdadero.

En este sentido es preciso tener en cuenta que la vitrocerámica tarda mucho mas tiempo en calentar la comida y por tanto implica un mayor gasto energético, pero es cierto que al mismo tiempo también guarda por más tiempo calor residual suficiente como para terminar de cocinarla con el interruptor ya apagado lo cual podria parecer un ahorro , sin embargo no compensa el gasto inicial de calentamiento. En cambio la inducción tiene mayor y mucho mas rápida capacidad calorífica; y en términos de facilidad para la limpieza son similares pero con el añadido de que las placas de inducción tienen una vida mas duradera por menor desgaste, de modo que el precio se amortiza bastante bien.

Por tanto, haciendo balance de todas sus características, y ponderando costes y gastos de una y otra, probablemente no es lo más recomendable decantarse por las cocinas de vitrocerámica ya que no son lo suficientemente baratas en comparación a las placas de inducción como para que compense su enorme capacidad para calentar en menos tiempo , lo cual se traduce en ahorro a la larga.


También te puede interesar

Una persecución de infarto por la provincia de Sevilla se prolonga durante casi cincuenta kilómetros

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar