COPE

GASTRONOMÍA

El secreto mejor guardado de nuestras abuelas que debes conocer para elaborar unas migas irresistibles

Uno de sus ingredientes guarda todas las claves de esta receta

Este es el secreto mejor guardado de nuestras abuelas que debes conocer para elaborar unas migas irresistibles

Cope AndalucíaAndalucía

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:01

Pan, chorizo, panceta y ajo. La receta no puede ser más sencilla. Sin embargo, para hacer unas buenas migas de pan como las que preparaban nuestras abuelas en invierno, hay algunos trucos que debemos conocer. Además, hay un secreto bien guardado en el recetario de nuestras abuelas que desvelaremos en este artículo.



Las migas son una receta de pastores. Un plato que tomaban los pastores cuando pasaban el día en el monte o en el prado. Como se trata de una comida muy calórica, era el acompañamiento perfecto en los días de frío. De ahí que en algunas zonas como en Almería, se mantenga la tradición de preparar migas en los días de lluvia.

ESE ALGO QUE NO PUEDE FALTAR

Las migas de pan son una de esas recetas que conocemos como comida de aprovechamiento, ya que el ingrediente principal es el pan duro. Y aquí va el primer truco: el pan debe tener al menos tres o cuatro días. Si elaboramos migas con pan del día anterior, el resultado final no será igual, así que podemos ir guardando pan varios días seguidos, y una vez que tengamos una bolsa de plástico llena, elaborar las migas.



Una vez que tengamos el pan duro, tendremos que desmigarlo en trocitos. Este es el primer paso para preparar las migas. Pero, ¿Qué parte del pan debemos coger? ¿Cuál es la más adecuada para preparar unas migas? No importa que a la hora de acompañar el pan con una carne o un pescado, optemos por la corteza o la miga. Pero si lo que queremos es elaborar unas migas, el consejo de las abuelas es usar la miga. Tradicionalmente, la corteza no se usaba para las migas de pan.

HÚMEDAS SÍ, MOJADAS NO

Y ahí va otro de esos secretos que nuestras abuelas guardaban con más cariño en sus cocinas. El pan debemos humedecerlo pero no empaparlo. Y en ese momento es cuando añadimos la sal a las migas, no cuando las echemos en la sartén. Una vez que tengan la sal, las dejaremos reposar sobre un paño entre dos y tres horas. Y las iremos moviendo para que la humedad llegue a todo el pan.

Otra de las claves es que usemos siempre un pan de calidad. El tipo de pan que usemos marcará el resultado final del plato. Por ejemplo, una hogaza es perfecta. Y si tiene mucha miga, mucho mejor.



EL AJO, BIEN DORADO

Una vez que el pan esté húmedo, añadimos aceite en una gran sartén y picamos en láminas dos o tres ajos y los freímos. Es entonces el momento de añadir la panceta y el chorizo. Otro de los trucos para que las migas no queden grasientas es el siguiente: freímos la panceta y el chorizo y unas vez fritos, los sacamos de la sartén y los colocamos en un plato con una servilleta. De esta forma, la grasa se absorberá.



Echamos las migas de pan en la sartén con los ajos y el aceite bien caliente y empezamos a moverlas hasta que estén doradas y crujientes. Este punto también es muy importante porque no debemos dejar de remover las migas en ningún momento. Una vez terminadas, las dejamos en la sartén tapadas con un paño de tela, añadimos el chorizo y la panceta y lo dejamos reposar. Entonces preparamos unos huevos fritos en otra sartén, cortamos uvas y naranja y las servimos.

También te puede interesar:

El truco infalible para que tu tortilla de patata quede perfecta​

El descomunal error al cocinar croquetas que puede hacerlas incomestibles

El infalible truco para que los filetes empanados queden perfectos


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar