COPE

MASCOTAS

Un perro mordía a sus dueños cuando intentaban cortarle el pelo hasta que ocurrió algo que cambió su vida

El adiestrador Adrián Navarro cuenta en COPE Málaga la experiencia con un perro de agua que tenía verdadero temor a cortarse el pelo

Audio

Enrique Ortiz

Redactor COPE Málaga

Málaga

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 08:12

Existen muchas razas de perros que han de pasar cada cierto tiempo por una peluquería canina debido a su pelaje. Pero eso puede suponer un trauma para muchos perros, ya que se encuentran con gente desconocida o con objetos extraños para ellos como unas tijeras o el ruido de una maquinilla para cortar el pelo o el del propio secador. Es el caso, por ejemplo, que ha contado Adrián Navarro, fundador de Adiestramiento Canino LOPECAN, en COPE Málaga.



Adrián cuenta la historia de Coco, un perro de agua que no dejaba que lo manipularan de ninguna manera y que llegaba a ponerse agresivo cuando veía unas tijeras. Coco tuvo la suerte de encontrase en su camino al adiestrador de LOPECAN, que gracias a su metodología consiguió que el perro de agua perdiese el miedo por completo y acudiese a una peluquería canina sin ningún inconveniente.

COCO NO SE DEJABA MANIPULAR

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Con una gran experiencia a sus espaldas, Adrián Navarro detalla el caso de Coco, un perro de agua que tenía un enorme problema porque no se dejaba que lo manipularan. Un asunto complejo, ya que no se le podía curar las posibles heridas y, sobre todo, no se dejaba cortar el pelo, algo fundamental y necesario cuando hablamos de este tipo de raza. “Una familia adoptó a Coco y me lo trajeron para trabajar la manipulación y la socialización con personas y perros. El gran problema que nos encontramos fue que no se dejaba manipular, era muy difícil curarle y cuando le enseñabas una tijera o una maquinilla para cortarle el pelo se echaba para atrás y se ponía agresivo”, explica Adrián.

Vídeo

SUS PRIMEROS PASOS DE RECUPERACIÓN

El trabajo no parecía nada fácil, pero nada se le resiste a Adrián Navarro, que recibió al perro con los brazos abiertos para que perdiese el temor a ser manipulado. Para ello, según cuenta el adiestrador, inicio el proceso partiendo de cero. “Cada vez que le dábamos de comer le poníamos la maquinilla y la tijera al lado, o cuando le dábamos trocitos de salchicha aprovechamos para darle pequeños tirones del pelo con unas tijeras. Una vez que conseguimos que no se echara para atrás cuando veía la tijera o la maquinilla, pues empezamos a acariciarlo con con esos objetos”, cuenta.

Para empezar, y mientras le acariciaba o le daba algo de comer, Adrián Navarro le pasaba por su pelo la maquinilla o la tijera, pero siempre por la parte trasera. Es decir, le pasaba la tijera por donde se meten los dedos. Después avanzó poco a poco hasta que ya le daba tirones con las puntas de la tijera. “También le pasábamos la maquinilla encendida sin que le cortase el pelo para fuese asimilando esa situación. Poco a poco vio que no queríamos hacerle daño”, explica.

TENÍA UNAS RASTAS QUE DABAN MIEDO

ctv-jdq-whatsapp-image-2021-01-28-at-020006

Ese temor que tenía Coco a ser manipulado había provocado que se le formasen unas rastas que había que quitarle sí o sí. “Tenia unas rastas que daban miedo, ya que tenía muchos pinchos del césped. En el momento que salíamos a pasear o a jugar a la pelota pues aprovechaba para quitarle los pinchos. Le quitaba los pinchos y jugábamos diez minutos, ese proceso lo hacíamos varias veces hasta que asimilo que tocarlo se asociaba a cosas positivas”, apunta.

Una vez que Adrián Navarro consideró que Coco estaba preparado para ser manipulado sin ningún tipo de inconveniente decidió llevarlo a una peluquería canina. “Nos felicitaron porque el perro era muy educado a la hora de pelarlo, parecía mentira que era un perro que antes se tiraba a morder cuando veía unas tijeras. Conseguimos pelarle la cara y ahora está muy gracioso y dan ganas de achucharlo. Ya no tiene problemas de manipulación. Se hizo daño en la patita después de pelarlo y a la ahora de curarlo no hubo ningún problema”, cuenta con orgullo Adrián Navarro, que realizó un gran trabajo con Coco para que tanto el perro como sus dueños fueran felices.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Mañana Fin de Semana

Con Ángel Correas

Reproducir
Directo La Mañana Fin de Semana

La Mañana Fin de Semana

Con Ángel Correas

Escuchar