COPE

FESTIVAL

Concluye el ciclo Schubert del Festival de Granada

Durante tres sesiones el Patio de los Arrayanes ha acogido la interpretación de programas dedicados a las de canciones de Franz Schubert

ctv-at9-210707---matthias-goerne--alexander-schmalcz---patio-de-los-arrayanes---fermin-rodriguez- 04

Fermin Rodriguez

COPE Granada

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:35

Foto: Festival de Granada – Fermín Rodríguez

Ha sido un acierto programar tres shubertiadas en el Festival de Granada. Así es como se suelen conocer a los conciertos centrados en Franz Schubert (1797-1828). Han tenido como nexo de unión, el ser tres recitales donde la voz de reconocidos barítonos ha sido acompaña por un piano, en el Patio de los Arrayanes de la Alhambra. Precisamente en este campo de lieder es donde el compositor austriaco ha obtenido muchos de sus éxitos más reconocidos. Hace unos días cantó Florian Boesch, después lo hizo Christian Gerhaher y por último, este miércoles, Mathias Goerne. Para este broche final se ha elegido el ciclo de La bella molinera, uno de sus títulos más populares. Se trata de veinte canciones que tiene como texto, algunos de los poemas del ciclo del mismo nombre de Wilhelm Müller. Estuvo acompañado al piano por Alexander Shmalez, que cumplió con acierto su labor.

Mathias Goerne se mostró como un extraordinario artistas, capaz de ofrecer unos registros bellísimos y a la vez adornarlos con una elegante interpretación, en la que por momentos se mostraba como actor. Por tanto, fue lo suyo un recital donde cantó e interpretó. Una de las canciones la interrumpió, al mostrar su contrariedad con una acción de algún espectador. Después continuó con un excelente recital, para el que el Festival volvió a optar por una proyección discreta y práctica, de los textos originales y su traducción.

Fueron momentos sublimes. El amor y la naturaleza son los argumentos de la narración de la historia de La bella molinera. La música de Schubert es de una belleza extraordinaria. Y el espacio hacía que cualquiera pudiera dejar llevarse por el momento. Sobre la pared, los reflejos del patio de la alberca, son sus formas onduladas que inspiran muchos de los azulejos nazaríes, que brillan de manera especial durante la noche, con una acertada iluminación, todo unido a la presencia monumental de los dos grandes setos que dan nombre a este célebre patio alhambreño. Las yeserías, repletas de filigranas, hacen posible que la imaginación se desborde, ahora entre la geometría, otras veces entre la caligrafía y en ocasiones por sus contrastes entre el mármol y los paramentos blancos. Dejándose llevar por este espectáculo de categoría, acaso solo posible en Granada, lo sublime de la creación humana termina por reconciliarnos con nosotros mismos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo