Más directos

CÓRDOBA

Sánchez Dragó: "sin desdoro de la huella dejada por los musulmanes, en España se impone lo romano"

El escritor participa junto a Pedro Insua y Fernando Díaz Villanueva hoy en el coloquio "Córdoba romana antes que musulmana" 

Audio

Toni Cruz

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:41

Esta tarde en el Círculo de la Amistad a partir de las siete y media se celebra el coloquio "Córdoba romana antes que musulmana" que organiza Milenio y en el que participarán el escritor Fernando Sánchez Dragó, el filósofo Pedro Insua y el periodista e historiador Fernando Díaz Villanueva. Un coloquio que moderará el también escritor Gonzalo Altozano. Atiende a COPE Córdoba Fernando Sánchez Dragó.

-Hay historiadores que el calificativo de "romana" a la Colonia Patricia Corduba se lo otorgó César a Corduba más como castigo por su tendencia pompeyanista que como premio. Casi dos milenios después, ¿sigue pareciendo que en Córdoba cuesta asumir la herencia romana?

-Sí. La verdad es que se ha impuesto el mito del Al Andalus feliz en el que todas las culturas convivían pacíficamente y eso más que historia es memoria histórica condicionada por la reconstrucción de cartón piedra que los escritores románticos y yo mismo en "Gárgoris y Habidis" contribuimos a edificar. Se resiste un poco la imagen de Córdoba a admitir la realidad evidente de que antes de ser semimusulmana, por que musulmana no fue del todo a pesar de ser capital del Califato, pues fue romana y visigótica.

-¿Se entiende la herencia musulmana en Córdoba sin asumir que coge el testigo de la herencia visigoda que a su vez lo asume de la romana?

-La herencia visigoda en cierto modo fue un paréntesis que dejó escasa huella cultural en España sobre todo porque casi toda su tradición era oral. Lo musulmán y posteriormente lo cristiano sepultaron lo visigótico. Se sabe muy poco de ese periodo. Convendría liberar la memoria de Córdoba de todos esos aditamentos que le hemos ido añadiendo.

-La importancia de conocer lo romano es esencial para entender el patrimonio de esta ciudad.

-Evidentemente. Eso sirve para Córdoba y para muchas regiones de Andalucía. A la larga, sin desdoro de la huella dejada por los musulmanes, se impone lo romano.

-¿Y cuánto tiene de político a su juicio la damnatio memoriae a la que se somete a este tan significativo legado?

-En estos momentos muchísimo, porque casi todos nuestros políticos se han convertido en lacayos de esa idea de Europa que renuncia a sí misma, a su herencia pagana y cristiana. Hay un interés político en sepultar esto que coincide con los sorprendentes designios de la nueva izquierda. Si a mi me hubieran dicho, cuando militaba en la izquierda en los cincuenta y sesenta, que la izquierda iba a convertirse en defensora de supuestos valores ecologistas, del yihadismo musulmán y todo esto tipo de cosas hubiera hecho cruces y mis compañeros también.

-¿Cómo está viendo lo que está sucediendo en España en estos meses? ¿Cómo cataloga lo que está ocurriendo en Cataluña?

-Están intentando resucitar ciertos fantasmas. Almuzara ha lanzado mi último libro "España guadaña. Arderéis como en el 36" cuyo título puse hace cuatro meses sin haber visto las imágenes de Barcelona. Hay un sincronía histórica entre la historia y lo que está sucediendo estos días. Veo lo que está sucediendo desde la sonrisilla irónica y desde la misantropía que la edad confiere pero también aterrado porque lo que estamos viendo se parece extraordinariamente a lo que sucedió en el 36.

Lo más