COPE

El castillo de Belmez, la fortaleza que domina la ciudad

A 70 kilómetros de la capital de Córdoba se encuentra un castillo del siglo XV

El castillo de Belmez, la fortaleza que domina la ciudad
Francisco J. Durán López
@franj_duran

Redacción COPE Córdoba

Córdoba

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 10 jul 2020

La localidad cordobesa de Belmez, situado al sur de España, en la comunidad de Andalucía, alberga un impresionante castillo que se alza de manera majestuosa sobre la cima de una elevada roca caliza, dominando la ciudad. Una vez alcalzada la cima, se puede visionar las localidades de Peñarroya-Pueblonuevo, Espiel y Fuente Obejuna.

Este castillo se encuentra al noreste de la Belmez, siendo la calle Rafael Canalejo Cantero, el acceso más directo para llegar a él. En esta calle el visitante encuentra unas escaleras que llegan hasta las mismas puertas de la fortaleza.

HISTORIA

La datación de este castillo es del año 1245, aunque su torre principal y la muralla son posteriores, del siglo XV. Este edificio perteneció a la Orden militar de Calatrava, después de pasar por el Consejo de Córdoba.

Córdoba fuen en el siglo XV epicentro de la culminación de la Reconquista, y el castillo de Belmez se convirtió en una zona de control de vital importancia, ya que en la guerra de Granada se tuvo que pedir ayuda a algunas ciudades castellanas para poder contener al contigente nazarí.

El episodio más importante de su historia se data en los años 1810 y 1812. Fue durante la Guerra de la Independencia donde las tropas francesas se adueñaron del castillo y lo ocuparon durante largo tiempo. A su larga estancia se unió la importancia de la fortaleza, a la cual lo sometieron a ciertas reparaciones para su mejora. Fue tanta la huella que dejó las tropas francesas en esta localidad de Belmez, que sus habitantes prefirieron deshacerse de ese bastión que tan atractivo resultaba para sus enemigos, e intentaron incluso destruirlo.

El castillo de Belmez, la fortaleza que domina la ciudad

Al igual que ocurre con otros castillos del norte de la provincia de Córdoba, era el encargado de custodiar el camino viejo de Los Pedroches.

Para llegar a él se debía subir una empinada escalera, pero que a lo largo de todas los escalones encontramos unos rellanos a modo de descansillos, que permiten recuperar aliento y fuerza para el ascenso. Desde lo más alto se aprecia la zona de cantera, que en siglo XIX estupo a punto de arruinar este enclave.

ENTRANDO EN EL CASTILLO

Una vez recorrida la gran escalinata llegamos a una puerta acotada, situada en uno de los cubos. En su momento se encontraba una torre albarraca en uno de sus lados, algo típico del sistema defensivo árabe.

La planta es de forma alargada adaptándose al terreno ya que se encuentra sobre una enorme roca infranqueable por el lado noroeste, donde se encuentra un gran acantilado. Seis torres semicilíndricas dispuestas a lo largo de una muralla con tramos de distintos grosores rodean el recinto interior, en cuyo patio de armas, hoy cubierto de vegetación, perdura un aljibe conocido popularmente como la pisada del caballo, y donde siempre encontramos agua.

Como ocurre en el castillo de Almodóvar del Río, aquí también encontramos una torre que lleva por nombre del Homenaje. Se trata de una torre de planta pentagonal y once metros de altura, y que está dividida en dos plantas rematadas en bóvedas de ladrillo. Su interior revela hoy día las desafortunadas y antiestéticas labores de reconstrucción que, sin tener en cuenta el pasado, se realizaron en el año 2001. Estuvo rematada por matacanes y almenas, elementos claramente defensivos que han desaparecido con el paso del tiempo.

El castillo de Belmez, la fortaleza que domina la ciudad

Destaca una ventana con arco de medio punto, y desde sus balcones podemos ver Sierra Palacios, el pantano de Sierra Boyera y un lago artificial originado de una explotación minera. Desde la parte más alta de la torre se divisan también las localidades próximas, algunos pozos mineros y las vías férreas que antaño fueron de pasajeros entre Córdoba y Almorchón y que hoy sólo se usan para el transporte de mercancías.

CURIOSIDADES DEL CASTILLO DE BELMEZ

1. La Batalla de los Melones

Es cierto, no te sorprenda, en condiciones determinadas un pequeño melón lanzado con la mano puede producir efectos destructores, además su jugo hace resbaladiza la roca. Esto es lo que ocurrió en la batalla de los melones en el castillo de Belmez hacia el siglo XIII (mucho antes los moros invaden España, al poco los árabes - SIRIOS- los derrotan constituyendo el Emirato de Córdoba, hasta que varios siglos después se enfrentan y los moros vencen, destruyen Medina Azahara y posteriormente los castellano-leoneses empujan a los moros de Córdoba). Belmez es conquistada a los moros por Fernando III, conserva su alcalde morisco porque su población se entregó a la paz, pero el ejército moro intentó apoderarse en variadas ocasiones del castillo de Belmez y en una de ellas los belmezanos subieron al castillo su abundante cosecha de melones. Junto a las diversas armas utilizaron los melones de aprovisionamiento para ocasionar la huida de los moros y ganaron la batalla, podríamos decir a melonazos. El efecto que produjeron los melones en los moros fue bastante desagradable, los melones golpeaban seriamente desde lo alto del castillo. La causa es comprensible, a la velocidad que marchaban los moros hacia el castillo se sumaba la energía de los melones y convertía a estos en peligrosos proyectiles destructores. No es difícil calcular que un melón de un par de kilos lanzado a cien metros de altura al encuentro de los moros desarrollaba casi la energía de una bala, claro que un melón no penetra como la dureza de una bala, pero consiguieron su huida y la famosa Cora guerrera gloria de AlAndalus quedó en paz.

2. Rafael Canalejo Cantero

Es más conocido como “el alcalde del millón”, por su participación en el programa de TVE “Un millón para el mejor” en el año 1969. Parte del premio obtenido en este programa de televisión lo destinó a la restauración de la escalinata del Castillo, entre otras mejoras en otros recursos del municipio. Por ello, el acceso al Castillo (escalinata) tiene su nombre.

3. Rincón Encantador

En los dos últimos años, Belmez ha participado en el concurso “Patios, Rincones y Rejas de la provincia de Córdoba”, organizado por el Patronato de Turismo perteneciente a la Diputación de Córdoba, la Fundación Viana y la Asociación Amigos de los Patios. En 2017, ganamos el primer premio, con la escalinata del Castillo engalanada para la ocasión.

El castillo de Belmez, la fortaleza que domina la ciudad

En 2018, la escalinata y el patio ermitaño de la Ermita del Castillo quedaron en segundo lugar. Sin duda, un distintivo que repercute positivamente en la imagen turística de nuestro pueblo.

4. Historias / Leyendas

Se dice que el Castillo está comunicado con Sierra Palacios por un pasadizo - Según la leyenda, un huracán arrasó Belmez a principios del S. XX. La única zona que no se vio dañada fue la del Castillo y su ermita, se dice, porque Sta. María del Castillo lo protege

Por más que intentemos explicar cómo es este castillo de Belmez, lo mejor es que lo descubras en primera persona en esta Córdoba única que tenemos a nuestro alcance.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar