Vuelta | 20ª etapa

Enric Mas vence en La Gallina y será segundo en La Vuelta; Yates, virtual ganador; Valverde, fuera del podio

El balear venció en un mano a mano a Supermán López y acaba segundo en la ronda española. Valverde perdió más de 3' en la subida final y será quinto. Yates se limitó a controlar y se llevará su primera grande

EFE cope.es

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 19:10

El español Enric Mas se aupó al segundo lugar del podio de La Vuelta tras ganar la vigésima etapa, en Andorra, con meta en el Coll de la Gallina, de 97,38 kilómetros, en la que el británico Simon Yates (Mitchelton), tercero, ratificó el maillot rojo y Alejandro Valverde quedó fuera del cuadro de honor.

En su segundo año de profesional, Mas, de 23 años, se confirmó como la esperanza del ciclismo español en la cima andorrana, donde cruzó la meta después de batir en un duelo mano a mano al colombiano Miguel Ángel López (Astana), que será tercero en Madrid. Ambos descolgaron en el ascenso a Simon Yates, quien llegó al tope a 23 segundos.

La exhibición de Mas y López, quienes respondieron a un ataque de Yates a 17 kilómetros de meta, causó estragos y puso patas arriba la general a un día de llegar a Madrid. Desalojaron del podio a Valverde y a Kruijwijk. El español se hundió y perdió 3.09 minutos y el holandés 1.15, suficiente para olvidarse de los puestos de privilegio.

Una batalla en toda regla en la subida de 7 kilómetros al Coll de la Gallina, donde no cabía más opción que el ataque para todo aquel que tuviera intereses en la general. La ambición del Astana dio el premio a López, y la clase y fuerza de Mas quedó una vez al descubierto. Un éxito considerable para el mallorquín, un hombre de la cantera de la Fundación Contador que pide paso. El propio Contador le señaló como su sucesor.

Simon Yates aguantó la última prueba con nota, si bien no pudo demostrar la superioridad mostrada el día anterior en La Rabassa. Remolcado por su hermano Yates durante toda la etapa, aún trató de dar otra lección, pero se topó con López y Mas, más fuertes que el ganador de la Vuelta 2018.

Yates entrará en Madrid de rojo y hará historia. A sus 26 años, el ciclista de Manchester, criado en la pista, firmará un hecho sin precedentes. Nunca habían ganado las tres grandes en un mismo año tres ciclistas diferentes del mismo país. Froome se llevó el Giro y Geraint Thomas el Tour.

La última batalla de La Vuelta en el Principado ofreció un territorio de montaña, con 6 puertos y un final muy duro con rampas de hasta el 18 por ciento. Una escapada animó el trayecto, si bien los equipos de la general dejaron claro desde el principio que la aventura estaba condenada. Era un día para la alta jerarquía, sin experimentos.

El belga Thomas de Gendt (Lotto Soudal), rey de la montaña, coronó en cabeza el Coll de La Comella (2a) y el de Beixalis (1a). En el descenso se unieron nombres ilustres de la fuga como Nibali (Bahrain), Majka (Bora), Woods (Education First), Kwiatkowski (Sky) y Mollema (Trek).

Luego en el Coll de Ordino (1a) coronó escapado Jesús Herrada (Cofidis) con el pelotón a 1.30 minutos. Las cosas empezaron a tomar color en el segundo paso por el Coll de Beixalis (1a), donde el Astana sacó sus cartas y mostró sus intenciones. Subiendo atacó "SuperLópez" con Fraile y Cataldo, alcanzó a los fugados y antes de la cima todos eran alcanzados por el grupo de favoritos merced al trabajo del gemelo Adam Yates.

Las escaramuzas siguieron en La Comella (3a), donde López y Quintana sumaron voluntades. Valverde empezó su calvario mientras su compañero se alejó atento al auricular, pues el "Bala" no tenía su día.

A 17 de meta apareció el jefe para demarrar en solitario. Yates se dejó de debates y abrió fuego muy lejos, confiado en sus fuerzas. Enseguida se le unió Mas y ambos alcanzaron a López y Quintana bajando el puerto.

Valverde ya estaba fuera del podio a 4 km de meta. Lo mismo que Kruijswijk. Mas y López plantaron al líder y se marcharon en comandita hacia la cima. Sus objetivos estaban en sus respectivas manos, pero faltaba por decidir quién se llevaba la etapa. En las rampas más duras, Mas le dio palique al colombiano. Se trataba de no dejar acercarse a Yates, que subía con apuros a su ritmo, y de asegurar sus podios.

El resto de la historia la escribió Mas por todo lo alto. Le cambió de ritmo tomándole prestado el apodo de "Súper". Fue más, con acento en su apellido. El mismo que ganó esta temporada en Arrate durante la Vuelta al País Vasco ante Landa.

Un aficionado al buceo que emerge como figura de las aguas del Mediterráneo, el heredero de Contador, que nació en 1995, el año del último Tour de Indurain. Pero el mallorquín lo deja claro: "Yo no soy Contador, yo soy Enric Mas". Su nombre ya hace palpitar el corazón del ciclismo español.

Este domingo, la vigésima primera y última etapa de La Vuelta se disputará entre Alcorcón y Madrid, con 100,9 kilómetros de recorrido. 

Lo más