Boletín

TOUR DE FRANCIA

Movistar confía en hacer una buena estrategia contra Sky con ayuda de otros equipos

Quintana y Valverde confían en que "la etapa de 65 kilómetros será clave" para desbancar al equipo británico durante las etapas de los Pirineos.

Equipo Movistar Team

El equipo del Movistar Team en lo alto del podio recibiendo el premio al mejor equipo del Tour @Movistar_Team

EFE

Tiempo de lectura: 4' Actualizado 11:20

Mikel Landa (Movistar) confía en que en esta segundo día de descanso del Tour 2018 remitan definitivamente las molestias en la espalda consecuencia de su caída en Roubaix y su mirada está puesta tanto en "acabar en el podio" como en "conseguir una victoria de etapa".

"En la etapa de Carcassonne ya note mejoría en la espalda y rodé sin molestias y espero que el día de descanso sea el definitivo para afrontar bien los Pirineos", ha comentado antes de rodar unos kilómetros y esperar la llegada de las jornadas pirenaicas.

Otro aspecto que también le estimula para intentar alcanzar sus objetivos en los Pirineos es "el apoyo" incondicional que tendrán de los aficionados españoles en un terreno que conoce y en el que ha realizado parte de su trabajo de preparación.

Sobre su situación en la clasificación general ha recordado que "no hay que olvidar" que él se encuentra en la sexta posición a 3:42 del líder, el galés Geraint Thomas (Sky) y su compañero Nairo Quintana es octavo a 4:23.

"Vamos a seguir intentándolo y pienso que tanto Tom Dumoulin (Sunweb) como Primoz Roglic (Lotto Jumbo) deberían ayudar y colaborar", ha explicado sobre las opciones que se presentan ante la llegada de las etapas en los Pirineos.

Un aspecto importante que puede marcar el desarrollo de los acontecimientos es la expulsión del Tour por agresión del italiano Gianni Moscon (Sky), con quien ha asegurado: "No he tenido ningún problema" y lo ha calificado como "un buen chaval".

"Han perdido un hombre importante y polivalente que hace un gran trabajo en el llano y en las subidas, por lo que el equipo será un poco más débil", ha comentado.

"Empezamos lejos de ellos pero con la esperanza de que la tercera y última semana es la que nos ha ido mejor siempre. Vamos a intentar lo que no hemos podido hacer la semana pasada", ha insistido.

Otro aspecto que no sabe cómo van a llevar los líderes del Sky es el coliderato de sus dos mejores hombres, los británicos Geraint Thomas y Chris Froome.

"No sé cómo lo van a llevar pero hasta ahora parece que hay paz. Los dos tienen mucha ambición, uno por ganar el Tour y el otro por ganar el que sería el quinto Tour. En algún momento aparecerá el ego de cada uno", ha analizado.

De las tres etapas pirenaicas presentan perfiles muy duros y exigentes pero con kilometrajes antagónicos, ya que una será de tan solo 65 kilómetros y las otras dos, este martes y la otra el viernes un día antes de la contrarreloj por encima de los 200 kilómetros.

"La etapa corta es una novedad y tenemos ganas de hacer algo. Las largas, sobre todo la última, la gente que vaya por delante en la clasificación intentará guardar algo para la contrarreloj. No se sabe lo que puede pasar", ha comentado.

El colombiano Nairo Quintana (Movistar), octavo en la general del Tour de Francia, dijo que "la fortaleza del equipo es la base del convencimiento" para poder lograr los objetivos en los Pirineos, donde esperan desarrollar "una estrategia para superar al Sky".

"Aún todo es posible, hemos venido a cumplir nuestros objetivos nos hemos preparado para ello. La semana no fue la mejor, pero seguimos convencidos de que podemos hacerlo y esperamos que salgan las cosas bien", dijo Quintana en el hotel del equipo en Narbona.

Según explicó el ciclista boyacense, "la fortaleza es el convencimiento que tenemos, la tercera semana siempre vamos mejor, pero los rivales están fuertes. Esperamos hacer una buena estrategia para superar al Sky y conseguir lo que buscamos".

Quintana, a 4.23 del británico Geraint Thomas, líder del Tour, no descarta una plaza en el podio y aún llegar más lejos, aunque para ello precisa que salga un día redondo.

"¿El podio?. Hemos estado más lejos. Todo es posible, pero nos tiene que salir un día bueno y aprovecharlo".

La clave, para Quintana, podría estar "en la etapa corta del miércoles, de 65 kilómetros, una etapa para escaladores. La conocemos y nos puede ir bien. La crono del sábado no nos quita ni nos da nada", explicó.

El colíder del Movistar se refirió a su compatriota del Sky Egan Bernal, a quien considera una realidad que ya está ofreciendo resultados.

"Egan ha dado que hablar en todas las competiciones y ha confirmado el gran nivel que tiene. Siguen llegando generaciones de gran nivel, ahí está también Daniel Martínez, que se ha metido en muchas escapadas. De Colombia vendrán buenos corredores".

Por su parte, Alejandro Valverde (Movistar) undécimo de la general a 9.36 del líder, el británico Geraint Thomas, considera que "para luchar contra el Sky se necesita la ayuda de otros equipos" y apunta que en la etapa corta y de montaña del miércoles "hay que tratar de debilitarlo".

"Hay que combatir al Sky con ayuda de otros equipos. El Sunweb corre a rueda y hacen segundo o tercero, lo mismo el Lotto Jumbo. Pero no luchan por nada más ambicioso. Nos gustaría más ayuda para desmontar al Sky. Aún puede pasar de todo", dijo Valverde.

El ciclista murciano reconoció que habló con corredores de los equipos de Dumoulin y Roglic, pero sin resultados.

"Hemos hablado, pero es difícil porque cada uno va a lo suyo, En Pirineos iremos a mejor".

Hasta la segunda jornada de descanso, la estrategia del Movistar se ha basado en ataques lejanos, pero en Pirineos puede cambiar si los líderes del Sky acusan el desgaste de todo el trabajo anterior y la baja del excluido Gianni Moscon.

"Hemos intentado atacar de lejos para desmontar al Sky, pero es el más fuerte. Ahora llega la tercera semana, ellos llevan dos semanas trabajando duro. Con la exclusión de Moscon pierden un hombre importante".

El "Bala" advirtió de que la etapa del miércoles, de 65 kilómetros y final en el Col du Portet, puede ser clave.

"Si se debilita el Sky, los primeros espadas tendrán que dar la cara. Está complicado, pero hasta París no está todo dicho".

Preguntado por las bengalas que lanzan algunos aficionados en las carreteras al paso de los corredores, Valverde fue tajante.

"El humo te quita visibilidad y resulta difícil respirar. Algunos tienen que saber que no es bueno para nosotros y pido respeto".

Lo más