Las Ventas: un buen San Isidro pero sin olvidar el resto de la temporada - A ras de albero

Las Ventas: un buen San Isidro pero sin olvidar el resto de la temporada

La temporada taurina mira ya a la primavera y tras Sevilla y sus carteles, comienzan las quinielas para la próxima Feria de San Isidro de 2020.

La empresa Plaza 1, con la prórroga en su bolsillo para seguir gestionando la plaza de toro de Las Ventas en 2021, parece que va a echar el resto en la confección de los carteles del próximo abono isidril.

Roca Rey y Paco Ureña ya están confirmados a tres tardes cada uno. El acuerdo con Emilio de Justo, con el gesto de torear ‘victorinos’ y ‘adolfos’ más un tercer cartel está también cercano como confirmó uno de sus apoderados, Alberto García, en El Albero de esta semana; Pablo Aguado tambien confirmaba en el podcast taurino de COPE.es que lo más probables es que hará doblete si nada se tuerce y Ferrera recogerá los frutos de su triunfo el pasado año entrando en la Beneficencia. Morante y Manzanares vuelven a Madrid tras su ausencia el pasado año por culpa del bombo y Talavante también hará triplete en San Isidro y todo queda pendiente de qué pasará con El Juli y Enrique Ponce.

Pero los mimbres están puestos para conformar una gran feria de San Isidro en el que varias figuras harán el gesto de anunciarse con ganaderías que van más allá del sota, caballo y rey al que nos tienen muy acostumbrados.

Sin embargo, dentro de esta vorágine de adelantos, carteles y contrataciones, han pasado demasiado de puntillas los carteles del inicio de temporada. Domingo de Ramos y Domingo de Resurrección.

Los esfuerzos que parece estar haciendo Plaza 1 por ofrecer un San Isidro lleno de alicientes, se desinfla cuando toca alicatar el edificio de los festejos de fuera de abono.

Hay que recordar que la plaza de toros de Las Ventas es plaza de temporada, y que la vida sigue más allá de San Isidro u Otoño. Y sin restar méritos a los toreros que estarán anunciados en esas tardes, y que ojalá aprovechen sus oportunidades, Madrid y la empresa que encabezan Garrido y Casas dan la impresión que han tirado definitivamente la toalla a la hora de ofrecer alicientes a los aficionados en fechas más que tradicionales en la temporada venteña.

Madrid no puede dejar de ser centro y referencia del mundo taurino durante todo el año. Y los actuales gestores no pueden ni deben conformarse con el clásico cuarto de plaza fuera a abono. Hay que trabajar, trabajar y trabajar. Y solo así, buscando nuevas fórmulas y alicientes, se podrá retomar el pulso a una temporada que languidece más allá de los abonos. Estaremos vigilantes

0 0 0 0