ARCHIVO BUMERÁN

Políticos presos de sus palabras

 

Redactor de informativos

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09:20

Los articulistas siempre son presos de sus antiguos escritos. Y si se meten en política más. Antes de Quim Torras ya ha habido unas cuantas personas que lo han paado mal por artículos que escribieron en el pasado. En el ‘Top’ podrían figurar las siguientes personalidades.

Eduardo Haro Tecglen y Franco

Eduardo Haro Tecglen fue durante muchos años el representante en prensa de la extrema izquierda intelectual. Pero tuvo que soportar que en su última etapa sus enemigos le sacaran con frecuencia sus artículos de elogios a Franco y a José Antonio Primo de Rivera en 1944 en el diario ‘Informaciones’.

Aznar falangista independiente

Antes de ser presidente del Gobierno a José María Aznar le sacaron un artículo de su juventud en un periódico falangista, ‘Diario SP’ en el que aludía a su pertenencia a una familia muy ligada al Movimiento Nacional, los Aznar Acedo. También le sacarían artículos en el diario ‘La Rioja’ escépticos con la nueva Constitución española en 1979.

Joaquín Navarro y el ‘Egin’

El ex diputado del PSOE reciclado en tertuliano progresista Joaquín Navarro Estevan le echaron en cara haber escrito para el periódico pro-terrorista ‘Egin’. Había escrito en su anuario críticas al GAL, pero ninguna a ETA, organización criminal a la que la línea de aquel diario le era favorable.

Marhuenda y De la Rosa

Cuando Francisco Marhuenda fue nombrado jefe de Gabinete del entonces ministro Mariano Rajoy, sus rivales sacaron artículos en prensa catalana que supuestamente había escrito en el ‘ABC’-catalán en favor del problemático financiero Javier de la Rosa. Él siempre negó esa vinculación salvo cuando trabajó con el financiero en ‘El Noticiero’.

Dimas Cuevas y las bromas

Cuando el periodista Dimás Cuevas pasó a ser senador del PP le sacaron chistes que había publicado haciendo bromas sobre las parejas en su etapa de ‘La Tribuna de Albacete’.

Asencio y el negacionismo

La carrera de César Augusto Asencio quedó tocada después de que se difundieran artículos que había publicado 30 años atrás en ‘La Información’ de Alicante negando el holocausto.

Los tuits podemitas

Pero el caso más llamativo fue cuando Manuela Carmena, de Ahora Madrid, tomó posesión de la alcaldía de la capital y se descubrió que varios concejales habían escrito barbaridades en twitter. Una mojer que iba en su listaHabían deseado la muerte de banqueros, otro, García Castaño habían pedido el empalamiento de Toni Cantó, u otro, Pablo Soto, había animado a asesinar y torturar a Ruiz Gallardón. Pero el más comentado fue Guillermo Zapata, que había tuiteado chistes racistas por los cuales tuvo que dimitir de parte de sus funciones. Su compañero Ramón Espinar se apresuró a borrar todo su historial de twitter.

A diferencia de las hemerotecas en las redes se puede borrar tu pasado. Pero eso sí, debes ser rápido y hacerlo antes de que te peguen un buen pantallazo o te pasará como a Quim Torra.

Lo más