Boletín

Rosa Díez evita calificar a Vox como extrema derecha: “Tienen que empezar a hacer política para calificarlos”

Los pactos autonómicos y locales abren una vía que según la política pueden ser “oposición al Gobierno 'Frankenstein'”

Vídeo

 

Jorge Miralles

Editor multimedia

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 00:18

Tras los resultados electorales de las elecciones generales celebradas el pasado 28 de abril Rosa Díez  lanzó un tuit en el que afirmaba que lo afrontaba “Con respeto, pero sin resignación en referencia a los 4 escaños de Bildu, los 42 de Unidas Podemos, y los 123 del PSOE “que los blanqueó a todos”. Una “tenebrosa foto” pero que no obstante “ la España constitucional y democrática triunfará antes de que consigan destruirla” en referencia a las siguientes elecciones, las europeas, autonómicas y locales. Preguntada por la nueva victoria del PSOE en el ámbito estatal y europeo Díez afirma que los resultados han mostrado “un panorama muy dividido. Todos los constitucionalistas juntos podrían ser una alternativa para compensar desde ayuntamientos y comunidades autónomas

Lo que le importa es que los partidos políticos de la oposición al 'Frankenstein' muestren altura de miras y que no solo piensen en rentabilidad a corto plazo y que piensen en si no sería bueno para España que hubiera instituciones en nuestro país que compensaran los desmanes de Sánchez y de sus socios. Ante la pregunta directa de si pactaría con Vox afirma que “yo dedicaría todo mi esfuerzo a que hubieran gobiernos alternativos al Frankestein en toda España” eso según ella pasa por “sumar entre los que suman”. "Lo que hay que pactar no es con las siglas sino las políticas. El problema de Sánchez es que ha pactado políticas".

Díez ha analizado afirmaciones de miembros de gobierno como la que realizó ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos comparando la incostitucionalidad de Bildu con la de Vox. “Es inaceptable desde todo punto de vista” concluye. “Vox es un partido de derechas y tienen que empezar a hacer política para que podamos calificarlos”

Ante algunas de las propuestas de Vox como al de suprimir las comunidades autónomas expone que “es una reforma de la constitución como cualquier otra”, el problema para ella reside en si se pretende llevar a cabo como lo han hecho los nacionalistas catalanes, dando un golpe de estado” Se plantea si sirve realmente calificar a los partidos como derecha, extrema derecha, izquierda o ultra izquierda. “A mí me parece que no” expone, a lo que añade “hay que analizar las propuestas y a la luz de las mismas te gustan o no te gustan, el adjetivo es lo de menos”

A tenor de todo ello argumenta que si se llama incostitucional a Vox por pretender cambiar la constitución “también habría que llamárselo al PSOE porque también pretenden cambiarla” Para sentarse a hablar con alguien desmiente que te tenga que “gustar” menos con “terroristas, proetarras y golpistas” El modelo que defiende para España es la descentralización política mediante el modelo federal. “El federalismo es lo más parecido al estado de las autonomías, con una diferencia, que hay respeto hacia el estado”

Respecto al apoyo que ofreció Manuel Valls a Ada Colau para evitar que ERC gobernase en Barcelona se muestra rotundamente en contra. “No me cabe en la cabeza que un francés apoyara para la alcaldía de París a un candidato que apoyó un golpe de estado contra la República aunque se llame populista y no independentista”. Para ella, la alcaldesa de Barcelona es una persona que “ha apoyado el golpe del 1 de octubre, que ha apoyado a los que lo impulsaron y que ha cedido unas instalaciones del ayuntamiento para que se celebrara un referéndum ilegal”.

Lo más