Rafa Sánchez: "Pasar de estudiante de Arquitectura a estrella de rock fue un shock”

Revivimos con La Unión el lanzamiento de 'Lobo Hombre en París' en el mismo escenario donde se presentó hace 35 años

Vídeo

 

Belén Ródenas
  • item no encontrado

Redactora y community manager de cope.es

Jorge Miralles
@jormibe

Responsable de Radio Multimedia Grupo COPE

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 00:14

El 12 de marzo de 1984 se presentaba en la madrileña sala El Sol el single y maxi-single 'Lobo-Hombre en París'. En esa misma sala, sobre ese mismo escenario charlamos con La Unión. Rafa Sánchez y Luis Bolín recuerdan aquel momento mágico.

Fue todo el día un ataque de nervios desde la prueba de sonido, con la presencia del primer dueño de la sala Sol, Antonio Gastón, flirteando con nosotros todo el rato. Aunque ya habíamos hecho conciertos para rodar, esto fue la presentación a medios. Tocamos 4 o 5 canciones, entre ellas 'Lobo Hombre en París' y fue un momento muy excitante y muy bien acogido por la gente que se encontraba aquí esa noche”, recuerda Rafa.

Entre risas rememora Luis cómo aquella noche una exnovia fue a verle y tuvo “un movidón incréible: me la lió parda”. “Éramos muy amateurs, habíamos tocado tres o cuatro veces en algunos locales de la noche madrileña. El Sol era un templo de la modernidad, donde se concentraba mucha de la actividad creativa y artística de Madrid. La elegimos para presentar nuestro disco, algo que también sumó para el éxito de 'Lobo Hombre en París', una canción que ha envejecido genial, envuelta en una magia increíble. Fue una suma de energías, hasta había luna llena aquella noche...”

Aunque no es la misma versión la que ahora tocan en sus conciertos, la original sigue sonando muy actual. La Unión no quiere aburrir, “puede sonar a condena infernal”. “Es un gusto tocarla, cuando la gente escucha el primer acorde es el momentazo junto con 'Sildavia', tal vez”, añade Rafa.

Venden más de 200.000 singles, siendo número 1 en ventas durante 11 semanas consecutivas y consiguiendo el disco de oro. La banda nunca pensó en el éxito de esta canción y en que sería un auténtico himno tanto en nuestro país como en Latinoamérica. Luis cuenta como hace unos años volvieron América y la canción se ha convertido en un auténtico icono. Más allá de la música, es algo cultural. Fue una de las canciones que rompió el muro de la música en español y “eso ha quedado arraigado en la cultura mexicana. Grandes grupos como Café Tacuba nos recuerdan que empezaron en la música gracias a nuestro disco”.

El éxito de 'Lobo hombre en París' reside, entre otras cosas, en que es un tema que se aleja de los estándares estructurales, no tiene estribillo, circula sobre unos acordes. “No teníamos pretensión de ser un grupo comercial, todo lo que sonara a compañía, a éxito, es que estabas vendido al sistema”, explica Rafa.

Por aquel entonces, Rafa estudiaba Arquitectura y Mario, Íñigo y Luis estudiaban Publicidad, su única pretensión era divertirse. “Nos pasó este tren por delante, nos subimos y todo lo que ha sucedido después ha sido inesperado”.

Recuerda Rafa como mientras estudiaba se pasaba muchas horas con la radio puesta escuchando Radio3, 'Champú, peine y brillatina', a Rafael Abitbol o a Gonzalo Garrido. “Las mejores conversaciones de música que he tenido han sido después de entregar proyectos o dibujo técnico”. “El éxito fue el que me sacó de Arquitectura. Fue llegar y besar el santo. Pasar de ser estudiante a estrella de rock fue un shock”.

Nuevas tendencias musicales, cinematográficas y literarias... Eran tiempos de 'La conjura de los necios' o 'El Cuarteto de Alejandría' cuando cae sus manos el cuento “El lobo- hombre” del polifacético Boris Vian. No pudieron resistirse a los encantos de este escritor maldito al que su amigo Sartre no solo le quitó la novia, sino el prestigio. “Le debemos mucho a Denise y a Boris”, aclara Rafa.

Con ánimo de devolverle el favor en 2015-2016, hicieron la canción en francés. “Apareció realmente ahí y nos dimos cuenta de que de quien habla en la canción es de él mismo: un personaje solitario de la noche de París, que buscaba compañía y que no siempre le salía bien”. Luis se considera en paz con Boris: "Le hemos hecho más grande, ha llegado a mucha gente a través de nuestra canción”.

La producción del álbum 'Mil siluetas' que atesora, entre otros éxitos, 'Sildavia' o este 'Lobo hombre en París' corrió a cargo de Rafael Abitbol y un Nacho Cano ya curtido en el estudio. Con 6 años Luis Bolín y Nacho Cano iban juntos a 'Jesuitas'. Como cuenta el bajista ,“se dio la circunstancia de que yo era el más alto de la clase y Nacho el más bajo, y eso une mucho. Éramos unos musiqueros tremendos. Con 12 años, sin saber tocar ningún instrumento, montamos un grupo. Nos encantaba Genesis y nos empapamos de las nuevas tendencias que llegaban de Inglaterra, del rock progresivo de los 70”.

Luis Bolín: Yo era el más alto de la clase y Nacho el más bajo, y eso une mucho

Luis Bolín y Nacho Cano en el colegio (Madrid). Luis Bolín, bajista de La Unión en primera fila sentado (segundo por la derecha). El músico y compositor Nacho Cano, justo encima de él. 

Más tarde, la casualidad hizo que un día apareciera Nacho con Alejo Stivel en el local de ensayo -que era en casa de Íñigo- y de ahí salió tarareando 'Lobo Hombre en París', que ni siquiera tenía letra. “Nacho fue un visionario, también fue protagonista de este éxito”.

Rafa Sánchez: Pasar de estudiante de Arquitectura a estrella de rock fue un shock”

Luis Bolín y Nacho Cano en el colegio (Madrid). Luis Bolín, bajista de La Unión, de pie el primero por la derecha. El músico y compositor Nacho Cano, en la segunda fila, segundo por la derecha. 

Alaska y Dinarama, Tequila, Mecano.... multitud de bandas nuevas en un escenario musical en plena ebullición. ¿Cómo os llevábais entre vosotros? ¿Existían bandas rivales en la Movida?

Resalta Rafa el papel que jugó la arrogancia de los veintipocos unida a esta polémica que fue animada por varios djs. "Si firmabas en Radio3, en los 40 Principales eras un proscrito. Los djs metieron bastante zizaña, pero luego de repente coincidías en un escenario con la gente y te ayudaban, te prestaban la guitarra... Hay alguno que no, pero por tónica general siempre ha habido mucho compañerismo. Estamos haciendo giras con gente de los 80 y parecemos boys scout. Son todo batallitas. Somos una pequeña familia, salvo algún caso aisaldo”.

“Fuimos un grupo que molestó un poco a algunos. Salir de nuevas sin haber hecho el circuito, no haber sido bendecido por los popes musicales del momento y tener un éxito que desbanca a Michael Jackson del número 1, pues molesta mucho. Por este motivo fuimos criticados”, describe Bolín.

Y no sólo la canción fue un exitazo, el vídeoclip con Rafa Sánchez, convertido en galán poseído por el espíritu de Vian, adentrándose en un barrio no demasiado recomendable, también tuvo su premio. Ambos recuerdan la grabación como otro momento mágico. Gran parte del vídeo se grabó muy cerca de donde nos encontramos realizando esta entrevista, en un pasaje de la calle Montera y en un bar que se llama 'Casa Pueblo'.

Entre risas Rafa recuerda la única parte de la grabación que se aleja del barrio: “Las escenas de cama se grabaron en una cancha de baloncesto un 4 de enero con mucho frío, me cogí una pulmonía...Y para que la cama tuviera arrugas bonitas, encima la mojaron”.

Una cuarta parte de este videoclip fue financiada por la banda, aún así su director José Luis Lozano se metió en unas deudas tremendas. Pero este corto, con claras reminiscencias del cine negro, tuvo final feliz y fue muy premiado.

Inmejorable momento de lanzamiento en el lugar adecuado, productores de lujo, buen vídeoclip, un grupo que se entiende, una historia de miedo y buena música. Era imposible que el lobo que se convierte en hombre defraudara.

Lo más