Prepara estas espectaculares croquetas sólo con los restos de pollo de tu nevera

Te enseñamos a preparar una receta clásica reutilizando ingredientes y ahorrar con ello en tu bolsillo

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:03

Con unos restos del pollo de la comida del día anterior vamos a hacer unas sabrosas croquetas por muy poco dinero. Y es que vamos a utilizar alimentos que todo el mundo tiene en casa: cebolla, mantequilla, harina, y cómo no, el ingrediente principal reutilizado de otro día: los restos de pollo.

En primer lugar en una olla introduciremos la cebolla junto a la mantequilla a la cual le daremos vueltas para que se vaya derritiendo poco a poco. Es importante que el fuego no sea muy alto, ya que se puede llegar a quemar y lo que interesa es que se dore poco a poco la cebolla utilizando la mantequilla que hemos puesto.

Al mismo tiempo y mientras que coge color la cebolla, se trae el pollo que queremos reutilizar y se trocea bien, deshuesando y troceando para quedarse con taquitos pequeños. Hay que tener en cuenta que será el ingrediente que se encuentre luego en la croqueta, por lo que no interesa que sean trozos muy grandes.

Con la cebolla ya con un color avellana, incorporamos la harina, dando vueltas para que se cocine bien. De lo contrario se notaría pesada en el sabor al cocinarlas y se sentiría la harina cruda. Al mismo tiempo ponemos a calentar un cazo con leche, la cual esperaremos a que tenga una temperatura a punto de ebullición para incorporar lentamente a nuestro plato.

Una vez añadida la leche, es el turno del pollo, la sal y la pimienta y esperamos a que empiece a hervir la masa de las croquetas. Cuando se alcanza ese punto y el tiempo de cocción la masa estará lista y se procederá a apagar el fuego. No obstante se podrá añadir un poco de demi-glace que dará mayor sabor y textura al plato.

Se esparcirá sobre una bandeja que luego se dejará enfriar cubriéndola con un flim transparente para que no se genere costra en el proceso y la calidad de las croquetas no sea la óptima. El tiempo de enfriado sería alrededor de media mañana o una noche. Una vez pasado ese tiempo se sacará del frigorífico y se procederá al último proceso.

El empanado se realizará con harina, huevo y pan, haciendo la forma de las croquetas y pasándolas, primero por harina, luego por huevo y por último por pan rallado. Con ello solo quedaría freírla en un aceite a 170 – 180 grados. Una sencilla receta con la que disfrutar de unas croquetas con lo que tenemos por la cocina.

Ingredientes:

  • Restos de pollo
  • Cebolla
  • Mantequilla
  • Leche
  • Sal
  • Pimienta
  • Demi-glace
  • Harina
  • Huevo
  • Pan rallado

    Lo más