COPE

El truco definitivo para conseguir que el pan duro y blando vuelva a crujir

Puedes dar una segunda vida al pan con este truco

Pan duro, imagen de archivo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:59

Si hay un alimento que los españoles no podemos dejar de poner en nuestra mesa, es el pan. De barra, hogaza, en baguette o en pequeños molletes. La oferta es tan amplia que muchas veces cuesta elegir. Tal es su importancia que su valor hace que se puedan calcular índices económicos, como el IPC, el índice de precios al consumo.

El pan forma parte de la dieta no solo española, se extiende por toda Europa, Medio Oriente, India, América y Oceanía. Este alimento contiene una cantidad relativamente alta de calorías, sobre todo hidratos, mientras que sus cantidades de proteínas, grasas, vitaminas, fibra y minerales son bajas, especialmente en el pan blanco, elaborado con harina refinada.

El pan integral por el contrario resulta más nutritivo, suele contener menores cantidades de azúcares y mayores concentraciones de proteínas y fibra, que facilitan la digestión y reducen el sobrepeso.

TE PUEDE INTERESAR: Paella: el truco definitivo para conseguir el punto exacto del arroz

TE PUEDE INTERESAR: El truco definitivo para endulzar un melón insípido y sin usar azúcar

Con la pandemia son muchos los que se han lanzado a su elaboración casera, con mayor o menor acierto. Los ingredientes son sencillos; basta con mezclar harina, sal, agua y levadura que permita fermentar a la masa. Aunque la harina más usada sea la de trigo, también se utiliza la de centeno, cebada, maíz, garbanzo o arroz.

Sin embargo, lo más habitual sigue siendo acudir a la panadería o tienda de alimentación para hacernos con él.

CONSERVACIÓN

Es uno de sus mayores problemas. Paradójicamente pese a ser un producto de consumo diario por lo rápido que se deteriora, con el ritmo de vida actual no solemos comprarlo cada día y mantenemos la esperanza de que se conserve bien de un día para otro.

Lamentablemente con el paso de las horas, se va poniendo cada vez más duro, o con textura 'chiclosa', si optamos por guardarlo en una bolsa de plástico, algo por otro lado nada aconsejable. Es preferible utilizar una bolsa de tela, de papel o una panera.

El plástico dificulta la circulación del aire y facilita la aparición de mohos y hongos perjudiciales para la salud y que pueden pasar desapercibidos al ojo humano.

Es por ello que muchos optan por congelar el pan que no consumen. Es la mejor manera de ralentizar su deterioro, ya que una vez congelado puede permanecer varios meses bien sin perder sus propiedades. Eso sí, sabiendo cómo descongelarlo después. La mejor manera, a temperatura ambiente, y nunca en el microondas.

Pero si no nos hemos acordado de sacarlo con tiempo, lo más práctico es introducirlo en la tostadora o pasarlo por la sartén. De esa forma recuperaremos en cierta forma el crunch en la corteza y la miga blandita.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Sabes cómo descongelar correctamente el pan?

Pero es frecuente que no nos hayamos acordado de guardar el pan sobrante mientras está tierno y crujiente y que al día siguiente, cuando vamos a buscarlo nos lo encontramos ya chicloso o duro. ¿Qué hacer entonces?

REVIVIR EL PAN DURO O 'CHICLOSO'

El truco, que consiste en rociar la barra de pan sobrante -podemos hacerlo sobre el fregadero- con agua y por ambos lados. A continuación solo tenemos que introducir el pan en el horno precalentado a 180 grados durante 3 minutos por cada lado de la barra. . Si pasado este tiempo aún no estuviera crujiente, lo dejaríamos un poco más. En este caso, iríamos comprobando poco a poco su estado para evitar que se quemara.

TE PUEDE INTERESAR: El ingrediente que tienes que añadir a la ensaladilla rusa para que quede más sabrosa

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Oído Cocina

Con Roberto Pablo y Urbano Canal

Reproducir
Directo Oído Cocina

Oído Cocina

Con Roberto Pablo y Urbano Canal

Escuchar