COPE

Radioterapia oncológica, modalidades cada vez más cortas y menos dañinas

Gracias a la tecnología, los tratamientos contra el cáncer, entre ellos los de radioterapia, son cada vez más precisos, con menos efectos secundarios y bastante más cortos

Imagen de recurso
Carmen Labayen
@carmenlabayen

Jefa de Sociedad, Nuevas Tecnologías y Casa Real en COPE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:20

Gracias a la tecnología, los tratamientos contra el cáncer, entre ellos los de radioterapia, son cada vez más precisos, con menos efectos secundarios y bastante más cortos. Su puesta a punto y perfeccionamiento ha continuado durante la pandemia con de estrategias más llevaderas para los pacientes y que, a la vez, reducen su exposición a la covid-19 al limitar considerablemente las sesiones de radiación y con ello las idas y venidas al hospital.

Con 75 años Joan Pujol acaba de superar un cáncer de próstata y lo ha hecho con una radioterapia exprés de tan solo una semana. Un tratamiento más convencional hubiera durado dos meses. “Me dieron la opción de bien esta nueva modalidad de radiación o bien una cirugía y entre 20 y 40 sesiones de radiación tradicional y opté por la novedad. Al final han sido 5 sesiones y that's all como dicen los ingleses” asegura este ex paciente del nuevo Instituto de Oncología Avanzada de Barcelona creado por Sanitas y Atrys .

En este centro ubicado dentro del Hospital CIMA de la Ciudad Condal trabaja el médico que atendió a Joan. Y es que como explica a COPE Marco Panichi “tratamientos curativos de próstata que antes necesitaban de 40 sesiones hoy en día se han reducido a 5 sesiones que equivalen a una semana y, en ocasiones aún muy puntuales, también una única sesión”.

No es posible hacerlo con todos los tumores y, según este oncólogo, “por el momento se aplican en su mayoría a personas con un cáncer incipiente o también a pacientes metastásicos, pero con tumores pequeños y bien localizados”.

Hablamos de tratamientos hipo fraccionados que permiten “llegar a un alto grado de precisión lo que permite dar una dosis alta de radiación reduciendo el riesgo de efectos colaterales sobre órganos próximos al tumor atacado”.

Sus ventajas es que es “tanto o más eficaz que los tratamientos tradicionales y que son más cortos algo ventajoso para el paciente que no tiene que desplazarse al hospital con los riesgos asociados y no solo en este contexto de covid” añade.

En la misma línea de precisión e innovación con radioterapia trabajan desde hace un año en la Unidad de Protonterapia de la Clínica Universidad Navarra en Madrid. Inaugurada en abril de 2020 en pleno confinamiento, 35 niños y 94 adultos ya han completado allí su tratamiento contra el cáncer en este año de pandemia.

TERAPIAS CON PROTONES

Han tratado 17 tipos de tumores y les han aplicado terapias con protones, una modalidad de radiología más segura y precisa que la radiación tradicional que va directa a la zona tumoral sin irradiar los tejidos sanos. Con ella se logran menos efectos secundarios y se reduce también la posibilidad de que aparezcan segundos tumores asociados a la radiación.

Está especialmente indicada para tumores complejos -por la propia anatomía del tumor, por la resistencia a los tratamientos previos o por la necesidad de reducir los aspectos adversos a largo plazo, como es el caso de los niños-y, de difícil acceso por estar por ejemplo cerca del corazón o del cerebro.

Con un cáncer de cerebro y columna con metástasis a los 14 años Gerard Pomés reunía todos los requisitos para someterse a estos novedosos tratamientos. A punto de terminarlo, previsiblemente en junio después de dos ciclos más, y según explica a COPE su madre Meritxell López “la mejora es espectacular”.

“Cuando llegó no podía ni caminar y si ahora lo vieses correr no te lo imaginas. La radioterapia va haciendo su efecto con el tiempo y esto se nota mucho. A nivel cognitivo, por ejemplo, aunque aún le falta recuperar memoria a corto plazo importante para estudiar, el daño ha sido bastante menor que con una radiación tradicional” subraya esta madre de cuatro hijos.

“A los 15 días de protones ya vimos que había tumores que habían desaparecido y otros que se habían reducido y, la verdad, es que vemos que es una técnica super potente a la que llegamos porque nos la recomendaron unos amigos”, añade.

Para madre e hijo ha supuesto el tener que desplazarse a Madrid donde les han prestado un piso. También han logrado que su mutua de seguros cubra el coste del tratamiento siendo “Gerard el primer paciente para quien se vio conveniente aprobar este tipo de terapia”.

Al frente de la Unidad de Protonterapia está el doctor Felipe Calvo. Explica a COPE que “se puede tratar con precisión cada tumor sin lesionar los tejidos laterales sanos gracias a un TAC incorporado que permite verlo todo y corregir sobre la marcha cualquier tipo de desviación antes de aplicar la radiación. Con estos tratamientos se alcanza una precisión milimétrica, los protones permiten también pasar de clásicos 20 a 30 días de irradiación a 15 a 10 días y esto es un gran beneficio sociosanitario”.

Para ello hacen falta una infraestructura cara y muy voluminosa “nuestra máquina ocupa como un edificio de 5 plantas excavado en la tierra, muchos metros cuadrados, mucha protección, mucho hormigón y muchos requisitos especiales en la implantación y la estructura, pero el futuro es la miniaturización de estos equipos y esto llegará” añade.

También será posible, asegura, ir reduciendo el tratamiento oncológico a una única sesión de radioterapia “veremos como la radioterapia de alta precisión acaba siendo como una cirugía de alta precisión”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar