• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

Parto por cesárea: una intervención en muchos casos evitable

Una cesárea multiplica por tres el riesgo de muerte en el parto ya de la madre como del niño. La OMS alerta de intervenciones inne-cesáreas

La OMS recomienda que los partos sean vaginales no por cesárea

 La OMS recomienda que los partos sean vaginales no por cesárea

Raquel Pérez Polo
@RaquelPerezPolo

Redactora COPE 

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15:06

El pasado mes de febrero, la Organización Mundial de la Salud  proponía nuevas recomendaciones para establecer estándares de atención global para mujeres embarazadas saludables y reducir las intervenciones médicas innecesarias, "en todo el mundo, se estima que cada año se producen 140 millones de nacimientos. La mayoría de estos ocurren sin complicaciones para las mujeres y sus bebés. Sin embargo, en los últimos 20 años, los profesionales han aumentado el uso de intervenciones que anteriormente solo se usaban para evitar riesgos o tratar complicaciones, como la infusión de oxitocina para acelerar el parto o las cesáreas".

Por ello, la Dra. Princess Nothemba Simelela, Directora General Adjunta de la OMS para la Familia, Mujeres, Niños y Adolescentes, recalca que “si el parto está progresando normalmente, y la mujer y su bebé están en buenas condiciones, no necesitan recibir intervenciones adicionales para acelerar el parto”. 

Con estas recomendaciones, la OMS apuesta por poner en relevancia que "el parto es un proceso fisiológico que se puede llevar a cabo sin complicaciones para la mayoría de las mujeres y los bebés".

En España, la tasa de cesáreas realizadas superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud que recomienda que esa tasa no supere el 10-15 por ciento del número de nacimientos y se practiquen en casos necesarios según criterio médico. En nuestro país, el porcentaje de cesáreas se ha incrementado de forma progresiva y lenta en los últimos años, desde 1997 a 2016 en más de 10 puntos, hasta el 28-38 por ciento en el sector privado, y 15-25 por ciento en el sector público, según datos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Incluso, somos uno de los países de la UE que cuenta con mayor tasa de cesáreas, cifra que supera Italia con un 35 por ciento de nacimientos con intervención quirúrgica. 

La cesárea no es una panacea para los problemas obstétricos

 La cesárea no es una panacea para los problemas obstétricos según la Real Academia Nacional de Medicina 

La cesárea multiplica por tres las complicaciones en el parto y postparto

Y por ello, los ginecólogos son partidarios de un parto natural, siempre y cuando estemos hablando de madres y bebés sanos. De nuevo el "cesára, sí o cesárea, no", surge cuando un miembro relevante de la sociedad, como en este caso la candidata de Cs para el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, ha dado a luz a su tercer hijo por cesárea. Un parto, que como ha explicado a la prensa la política,"es un parto programado por consejo de sus ginecólogos".

Hay muchos motivos por los que se puede llegar a esta solución: 

  • por una patología materna como preeclampsia, ruptura prematura de membranas (RPM) o un parto pretérmino
  • con motivo de una gestación múltiple
  • por una situación anormal del feto como son la transversa y la podálica
  • por un embarazo con el antecedente de una o varias cesáreas previas.

También se pueden producir situaciones que requieran una cesárea durante un parto que iba a ser natural:

  • durante el periodo de dilatación como son las ocasionadas por una actividad anormal de la actividad contráctil del miometrio, anomalías anatómicas del canal óseo o del canal blando, o también durante el periodo expulsivo con un tiempo prolongado del mismo, causado por problemas de rotación de la presentación o dificultades en la salida de los hombros y pérdida del bienestar fetal.

Como afirma el profesor Luis Ortiz Quintana, director de 'Progresos de Obstetricia y Ginecología', "una solución simplista para resolver la mayor parte de estas distocias es finalizar el embarazo mediante una cesárea. La cesárea es una intervención quirúrgica que, como toda cirugía, se acompaña de riesgos no desdeñables y que conviene tener en cuenta, con un incremento de la mortalidad materna de 5,6/100.000 vs. 1,6/100.000 de un parto vaginal".

Recuerda el profesor Ortiz Quintana los riesgos y complicaciones que no están presentes en los partos vaginales como:

  • Intraoperatorias: entre las que se encuentran, más riesgo de hemorragia y de atonía uterina, desgarros de la pared uterina, lesión de los vasos uterinos, mayor riesgo de patología placentaria, lesiones de vísceras vecinas, lesiones vesicales en un 0,1-0,6%, lesiones ureterales en un 0,9% , lesiones intestinales y complicaciones anestésicas.
  • Posoperatorias: considerando como tales infecciones abdominales y de la propia herida quirúrgica, endometritis, urinarias, enfermedad tromboembólica, trombosis venosa profunda, íleo y embolismo pulmonar con un RR de 10
  • También puede producirse morbilidad fetal: como son las lesiones de las partes blandas o del esqueleto

Lo más