COPE

Los errores más frecuentes que tenemos a la hora de preparar el pavo de Navidad

Te descubrimos siete pasos que muchas personas se saltan a la hora de cocinar esta comida

Los errores más frecuentes que tenemos a la hora de preparar el pavo de Navidad

 

Redactor de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:21

Estamos a escasas horas de una de las cenas más importantes del año, la cena de Nochebuena. Muchos son los hogares españoles que deciden incluir en sus platos el pavo, una de las comidas típicas de estas fechas tan señaladas y que, a pesar de tratarse de un alimento tradicional anglosajón, este ha ido ocupando a lo largo de los años un lugar privilegiado en nuestras mesas de Navidad. El pavo de navidad, un plato en el que muchas veces cometemos numerosos errores a la hora de cocinar, estos son algunos de ellos.

Cocinar el pavo nada más sacarlo del frigorífico

Es muy importante tener en consideración este paso ya que de no dejar reposar fuera del frigorífico el pavo al menos una hora antes de empezar la cocción, la carne podía encontrarse demasiado seca. Por ello, es recomendable dejar al pavo de Navidad a temperatura ambiente antes de su preparación.

Echar pimienta al pavo antes de hornearlo

Es importante no echar pimienta ya que el tiempo de cocción del pavo es largo. Un hecho que puede hacer que este producto se queme y dea lugar a que el sabor del pavo resulte amargo.

Incorporar un poco de sal a la cavidad del pavo antes de rellenarlo

Tras vaciar el pavo de Navidad es momento de incorporar el relleno para que este tenga un mayor sabor pero en este paso no se debe olvidar la incorporación de una pizca de sal a la cavidad del pavo antes de introducir el relleno.

No abrir el horno de forma constante

Abrir el horno de vez en cuando para echarle un vistazo a aquello que estamos calentando es una acción que solemos hacer la mayoría de las personas pero cada vez que la efectuamos estamos bajando la temperatura de aquello que se encuentra en su proceso de cocción y, por ende, aumentamos su tiempo de elaboración.

Bañar el pavo de Navidad durante su momento de cocción

Es una práctica que muchas personas realizan en sus hogares pero bañar el pavo de Navidad con su propio jugo durante su elaboración realmente no sirve para nada.

La grasa puede provocar en la parte exterior del pavo de Navidad una mejora del aspecto aunque bañar al pavo con su propio jugo no hará que la carne quede más jugosa.

Cocinar el pavo a demasiada temperatura

Otro de los errores que solemos cometer a la hora de elaborar nuestro pavo es cocinarlo a una elevada temperatura. Lo ideal es que esta se encuentre entre los 150 y los 180 grados hasta el momento de dorarlo, momento en el que se debería aumentar la temperatura hasta los 220 grados centígrados. Así se evitará secar la carne y conseguir un pavo de Navidad fresco y jugoso.

Trinchar el pavo de Navidad sin dejarlo reposar

Otra recomendación que no todo el mundo cumple es trinchar el pavo de Navidad recién salido del horno. Para que el jugo espese y se incorpore a la carne con un mayor jugo es necesario dejar reposar el pavo de navidad al menos unos quince minutos. 

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar