¿Estás en riesgo de padecer melanoma? Atento a estas señales que te avisan

La vuelta de vacaciones es un buen momento para tomar conciencia de a si hemos cuidado bien nuestra piel 

¿Estás en riesgo de padecer melanoma? Estos son algunos factores de riesgo

 

María Bandera
@Mgbandera

Redactora

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 01 sep 2019

La vuelta de vacaciones es un buen momento para hacer examen de conciencia respecto a si hemos tomado las precauciones oportunas en el cuidado de nuestra piel. Sabemos que el melanoma es uno de los problemas más preocupantes.

Cuando hablamos de melanoma pensamos en sobreexposición a sol, pero no es el único factor de riesgo, de hecho, es solo uno de los factores  "evitables" porque  hay otros "como la edad o la genética" que no están en nuestras manos, según explica a cope.es la dermatóloga de Doctoralia, Isabel Pérez Zarazaga.  

En cualquier caso aclara la especialista, "tener un factor de riesgo, -o más-, no significa que una persona vaya a padecer la enfermedad, de la misma manera que el no tenerlos, no nos excluye de la posibilidad de padecerla en el futuro". Sin embargo "sí que hay  factores  que pueden hacer que una persona tenga más probabilidades de padecer melanoma".  ¿Cuáles? La doctora advierte de hasta 9.Toma nota:

Las quemaduras más importantes para el desarrollo de un melanoma ocurren en la infancia y adolescencia

1. Exposición a la radiación ultravioleta (UV)

"La exposición a los rayos ultravioleta (UV) es el factor de riesgo ambiental primero y fundamental para desarrollar un melanoma. La luz del sol es la fuente principal de la radiación ultravioleta, pero también están las fuentes artificiales como lámparas de rayos ultravioletas o camas bronceadoras", aclara.

Precisamente uno de los factores de riesgo más determinantes en la formación de un melanoma son las quemaduras solares. "Las más importantes para el desarrollo de un melanoma son las que ocurren en la infancia y adolescencia; las que se producen en la edad adulta aumentan el riesgo principalemente en los 10 años siguientes".

ctv-la1-vacation-2218989 960 720

Una persona que tiene muchos lunares es más propensa a padecer melanoma

2. Lunares o nevus

Los lunares  "son manchas, que pueden tener el color de la piel normal, rosado u oscuro, delimitadas, benignas y no cancerosas. Pueden estar presentes en el momento de nacimiento,  -que no es lo normal- o comenzar a aparecer durante infancia o cuando las personas llegan a ser adultos jóvenes. La mayoría nunca causará ningún problema, aunque bien es cierto, que una persona que tiene muchos lunares es más propensa a padecer melanoma.

Los primeros pueden ser extirpados quirúrgicamente, decisión que depende de varios factores como "tamaño, ubicación y sus características". En cualquier caso, si no son extirpados, "deben ser examinados regularmente por un dermatólogo".

De todos, los más frecuentes son aquellos que van apareciendo en el trascurso de nuestro desarrollo. Entre ellos nos podemos encotrar con algunos "atípicos" que son los que deben llamar nuestra atención. "Son planos, como manchas, y cumplen al menos tres de las siguientes características; bordes irregulares en la forma, bordes difusos en el límite, varios colores, más de 5 mm de diámetro o  enrojecimiento".

Las revisiones son fundamentales para detectar lunares atípicos

Con frecuencia, estos lunares son hereditarios y en un pequeño porcentaje "pueden convertirse en melanomas".  Recuerda la especialista que "la probabilidad de que un lunar se convierta en cáncer es muy baja, aunque las revisiones son fundamentales para detectar lunares atípicos que potencialmente pueden convertirse en un melanoma".

Las personas de piel clara tienen un mayor riesgo que las de piel más oscura

3. Tipos de piel y riesgo

Por lo general, "las personas de piel clara tienen un mayor riesgo que las de piel más oscura. En el caso de personas con pieles claras y cabello rubio o pelirrojo, que se queman o aparecen pecas con facilidad, tienen un mayor riesgo que  las personas de raza blanca con piel y cabello más oscuro". La población de piel blanca es 20 veces más propensa a desarrollar cáncer de piel que la población de piel negra.

4. Antecedente familiar de melanoma

Hasta un 10% de todas las personas con melanoma tienen antecedentes de algún familiar con esta enfermedad. 

Los dermatólogos, especializados en oncología cutánea, recomiendan que se realicen "exámenes de la piel por un dermatólogo periódicamente, cada 6 meses o 1 año, dependiendo de la recomendación del profesional, un examen minucioso por parte del paciente de toda su piel una vez al mes y que sean especialmente cuidadosos en la aplicación de la protección solar, así como evitar los rayos ultravioleta artificiales".

Cuando la función inmunitaria disminuye, hay un mayor riesgo de desarrollar un cáncer cutáneo

5. Haber padecido un melanoma u otros cánceres de piel

Lo cierto es que una persona que ha padecido un melanoma "tiene un riesgo añadido de padecer un segundo. Se estima que alrededor del 6-7% de las personas con melanoma padecerán otro en algún momento de su vida".

6. Defensas debilitadas

Las personas cuyos sistemas inmunológicos están debilitados (debido a ciertas enfermedades o tratamientos) "tienen mayor probabilidad de padecer diferentes tipos de cáncer de piel, incluyendo melanoma".

7. Edad 

Es más probable que se presente en personas de edades avanzadas, aunque también se detecta en personas más jóvenes de hecho  es uno de los cánceres más comunes en las personas menores de 40 años (especialmente en mujeres jóvenes).

8. Sexo

"En los Estados Unidos y Australia los hombres padecen una incidencia mayor de melanoma que las mujeres, aunque esto varía según la edad. Antes de los 40 años, el riesgo es mayor para las mujeres; después de los 40-45, el riesgo es mayor para los hombres".

9. Enfermedades cutáneas

No hay que perder de vista las  enfermedades cutáneas que afectan a la reparación del daño celular. Es el caso del xeroderma pigmentoso (XP) "un padecimiento hereditario poco frecuente, pero que afecta la capacidad de las células de la piel para el daño causado a su ADN. Las personas con XP tienen un alto riesgo de melanoma y otros cánceres de piel cuando son jóvenes, especialmente en áreas de la piel que han sido expuestas al sol".

También se ha visto que pacientes con despigmentación o vitíligo, concluye la doctora Pérez Zarazaga.  

Etiquetas

Lo más