Estas son las alternativas a las pajitas de plástico que puedes usar desde ya

 Este material, según Greenpeace tarda 500 años en descomponerse, aunque nunca desaparece por completo

 

  • item no encontrado

Redactor informativos COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 05:11

Está en el salmón que comes, en el agua que bebes y hasta en el aire que respiras. El plástico es un sustancia que se encuentra presente en todo lo que te rodea. Este material, según Greenpeace tarda 500 años en descomponerse, aunque nunca desaparece por completo. El plástico cuando se somete a una constante exposición al sol sus componentes se van haciendo cada vez más pequeños. Esto hace que una pajita de plástico nunca termine de biodegradarse, sólo se convierte en un polvo que se dispersa por toda la naturaleza siendo comida de animales o parte del aire.  Frente a esta situación, cada vez son más las alternativas que buscan sustituir este producto por uno que sume comodidad, ecología y precio. 

Si el problema de las pajitas es que después de un uso se convierte en residuo, si se pudiesen comer desaparecía el problema, este fue el pensamiento que hizo que Víctor Manuel Sánchez, fundador de sorbos, crease un producto que después de su uso fuese cien por cien comestible gracias a que su composición es azúcar glas.  Una manera de evitar tirar los 13 millones de pajitas de plástico que ten España se desperdician al día. De esa cifra, la mayoría será ingerido por animales. Según datos de Greenpeace, el 93% de aves del mundo ingieren este material. 

Las alternativas cada vez son más y de todo tipo: de silicona, de acero inoxidable, de vidrio, de papel o de bambú. Esta última es la que presenta Diego Morondo cofundador de Bali Boo. Una iniciativa pionera en España que pretende sustituir el plástico por esta planta que crece en su totalidad en “solo un año”.  Esta pajita “en correctas condiciones de cuidado e higiene puede durar toda la vida”. En el caso de que optemos por deshacernos de ella, “se descompone en meses igual que cualquier madera”. 

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA EL CAMBIO?

Las pajitas de plástico son una costumbre muy arraigadas. Cada recuerdo importante ha sido protagonista en silencio. En la comunión, en la boda, cuando nos quitaron esa muela que tanto dolía… Y en general todos los plásticos de un sólo uso, así que la pregunta es clara, ¿cómo cambiar costumbres cuando se ha crecido con estos materiales? 

Diego Morondo explica que no ha habido nunca un mejor momento para cambiar estas costumbres. “El mundo está concienciado del problema del plástico de un sólo uso y eso hace que sea el mejor momento para cambiar las costumbres”.  Y para tratar de sumarse a lo que exigimos, cada vez más empresas están decidiendo eliminar los plásticos de un solo uso. Cadenas alimenticias u hoteles han anunciado que van a sumarse a esta iniciativa. 

Entre ellas la cadena de hoteles Meliá que ha anunciado que para finales de este año eliminará los plásticos de un solo uso como las pajitas de plástico. Lourdes Ripoll, Vicepresidenta de Responsabilidad Corporativa de Meliá Hotels International cuenta a COPE que los sustitutos serán “de celulosa y de papel de arroz” con un simple cambio se podrá ahorrar “7 millones de pajitas al año”, y con el compromiso de que no lo notaremos en la factura.  El compromiso reducir casi 40 millones de toneladas de plástico es una de las iniciativas que ayudan a que un solo momento de disfrute se convierta en un residuo para siempre.

Lo más