Boletín

Diccionario gastronómico... Escaldar

Escaldar es una de las técnicas menos usadas pero que te puede aportar muchas variantes a nuestra cocina. En Fuera de Carta te enseñamos todas las opciones

Diccionario gastronómico... escaldar

 

Antonio Mateo
@matteos_a

Redactor informativos COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:14

Pelar un tomate es una de los castigos más grandes que nos trae la vida junto hacer la declaración de la renta o esperar a que venga el técnico de internet . Hay una palabra que puede aliviar buena parte de esos problemas.

Escaldar es sumergir en agua caliente un producto durante unos segundos para, después, sumergirlo en agua fría con hielo para parar la cocción. Una técnica que hace posible por ejemplo que la piel del tomate sufra un periodo breve de estrés y al ponerse dura, se pueda pelar muy fácilmente.

Es una técnica que se parece al blanqueamiento. La única diferencia es que un buen escaldado nunca dura más de 30-35 segundos. Mientras que el primero de ellos puede llegar hasta los dos minutos.

Este es uno de sus usos más habituales pero escaldar un alimento permite un amplio abanico de opciones en tu cocina.

Aceite gourmet casero

Los aceites saborizados son un producto que puede dar un salto considerable a tu comida y son muy fáciles de hacer. Elige una hierba como la albahaca y escáldala en agua durante unos segundos. Después, solo tendrás que triturarlo en la batidora con el aceite y pasarlo por un colador.

Esta opción es un ejemplo pero a partir de aquí todo depende de tu imaginación.  Semillas de mostaza o de cilantro, chiles o incluso la piel de algunos cítricos son algunos de los productos que puedes usar.

Darle color a tus vegetales

Hay verduras que tienen un color precioso en su estado natural. Una manera de reforzarlo y que nuestros platos queden de Estrella Michelín es usar esta técnica. Una remolacha puede adquirir unos tonos brillantes que cortados muy finos pueden quedar precioso por encima de un salmorejo.

Suavizar sabores

Si tenemos un plato con un ingrediente principal fuerte como un salmón y queremos añadir algún acompañamiento en crudo como unas finas láminas de puerro, podemos escaldar estas últimas para que no resulte tan fuerte en boca. Lo mismo se puede hacer con el cebollino o con la cebolla blanca, si no te apasiona mucho su sabor con este sencillo truco conservaras el sabor pero más suave.

Conseguir una textura más suave

Es uno de los dichos más importantes, las verduras conservan mejor sus propiedades cuando están crudas. Una manera de conservar entre un 10% y un 40% de sus vitaminas y darle una textura más agradable al paladar es escaldar los alimentos. Pasa con kale o con unas hojas de col, se va a ablandar por fuera y va a permanecer crujiente por dentro.

Sushi con lechuga

Una de los productos más característicos del sushi es el alga. Si no te apasiona mucho o no tienes algas a mano y tienes muchas ganas de prepararte unos makis, hay una solución original. Con unas hojas de lechuga escaldada podrás disfrutar de comida japonesa al instante. El punto está en que solo hay que darles un pequeño ahogo a las hojas.

Etiquetas

Lo más