ZARAGOZA

Rotundo triunfo de Diego Ventura en la apertura del Pilar

Ventura cortó tres orejas y salió a hombros por la Puerta Grande del coso de La Misericordia de Zaragoza.

Diego Ventura en su última salida a hombros de la temporada en la Feria del Pilar de Zaragoza

Diego Ventura en su última salida a hombros de la temporada en la Feria del Pilar de ZaragozaCOSO DE LA MISERICORDIA

Paco AguadoAgencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:35

Esos tres apéndices, que pudieron ser más de atender la presidenta una fuerte petición de rabo para su segunda faena, significaron solo la diferencia estadística de Diego Ventura con sus alernantes, pues, más allá de los números, aún fue más acusada la que marcó el soberbio toreo a caballo que el sevillano llevó a cabo con los dos toros de su lote.

Ya a su primero, que embistió con fuerza y cierta brusquedad, Ventura le cuajó una destacada primera parte del tercio de banderillas, cuando con "Nazarí", su gran estrella castaña, lo llevó enganchado al estribo por todo el anillo en un galope de costado templado y mandón que puso en pie los tendidos del coso zaragozano.

Siguió luego Ventura clavando banderillas con desigual acierto y ajuste, pero redondeó el trasteo muy arriba con "Lío", un tordo con el que quebró en corto y a toro parado, en dos embroques de gran emoción y mérito que terminaron de avalar el trofeo.

Más rematada e importante fue su faena al quinto, un toro de mucho cuajo y de exigente bravura que por sí solo daba importancia a todo cuanto se le hiciera. Tras clavarle ya el primer rejón a portagayola, se esforzó Ventura en someterlo durante la primera mitad del emocionante trasteo, llevándolo siempre muy podido y toreado.

Y así, una vez reducido por derecho ese fuerte y encastado galope, con el de Sánchez y Sánchez entregado y sometido, el hispano-luso sacó de nuevo a "Lío" para banderillearle en dos batidas apuradísimas y enervantes que volvieron a estremecer al tendido.

Luego fue con "Morante" y con "Remate" con los que el jinete se recreó en los adornos y los alardes, colofón de un trasteo redondo que, tras el rejonazo definitivo, desató la finalmente no atendida petición del rabo. Tarde rontunda, pues la de Diego Ventura en la apertura de la feria del Pilar.

Sus compañeros de terna también obtuvieron un trofeo cada uno, solo que el nivel de sus faenas y de su toreo a caballo estuvo bastante alejado del que plasmó el triunfador, e incluso, en algún caso, de las opciones de alguno de los toros restantes.

Andy Cartagena, que había hecho una faena a menos a un toro enclasado que también se desfondó, paseó la oreja del quinto, otro ejemplar con calidad del que acabó abusando cuando se aplomó rendido tras una faena de muy largo metraje. Pero fueron los efectismos del final ante el ya rendido ejemplar los que llevaron a esa petición de oreja del amable público de este tipo de festejos.

Por esa misma cuerda intentó el éxito Leonardo Hernández, solo que falló repetidamente con el descabello ante el encastado tercero y tuvo que ser con el quinto, otro toro voluminoso y enrazado, del que se llevó esa oreja casi de consolación, aunque en lo fundamental no llegara a cuajar como se merecía a tan notable ejemplar de la divisa salmantina.


FICHA DEL FESTEJO 

Zaragoza, sábado 5 de septiembre de 2019. 1ª de Feria. Más de tres cuartos.

Toros de Ángel Sánchez y Sánchez, despuntados reglamentariamente, desiguales en cuanto a cuajo y volumen y de muy buen juego en conjunto. Los hubo con clase, aunque medido fondo, y de notable bravura, como quinto y sexto, los más destacados del encierro.

Andy Cartagena, silencio y oreja con petición de la segunda.

Diego Ventura, oreja y dos orejas con petición de rabo.

Leonardo Hernández, silencio tras dos avisos y oreja. 

Lo más