SALAMANCA

Un pletórico El Juli sale a hombros con Cayetano, que desorejó a un gran 'Barquito'

Cuatro orejas paseó El Juli en La Glorieta. Cayetano cuajó al sexto de Domingo Hernández, que fue premiado con la vuelta al ruedo. Petardo de Morante.

Natural de El Juli durante la faena de muleta al segundo toro del festejo de este sábado en Salamanca

 Natural de El Juli durante la faena de muleta al segundo toro del festejo de este sábado en SalamancaEFE

Sixto Naranjo
@sixtonaranjo

Director de ‘El Albero'

Salamanca

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 23:30

Que la temporada de Morante de la Puebla ha tomado tintes vergonzosos y vergonzantes se pudo comprobar este sábado en La Glorieta. Ni él ni su cuadrilla estuvieron a la altura ante un toro probón pero que tampoco fue un barrabás. Tras el desorden en la lidia al derribar al picador, todo se torció en un caótico tercio de banderillas con numerosas pasadas de los de plata sin acierto alguno. Después, el de La Puebla salió con la espada de verdad y el toro le duró un minuto y treinta y siete segundos en la muleta. Cronometrado. Lo avío de un bajonazo para levantar la bronca en los tendidos.  

Dos minutos y medio le duró esta vez el anovillado cuarto a Morante. El toro fue incierto pero la actitud del sevillano fue totalmente reprobable. Salió con clara idea de liquidarlo sin la más mínima intención de justificarse. Con la espada estuvo horrible para empeorar todo aún más. Cayeron almohadillas sobre el ruedo mientras Morante buscaba las tablas entre una sonora pitada.

El Juli levantó el ánimo de la plaza con el segundo de Garcigrande, un animal que ya de salida apuntó su extraordinaria forma de colocar la cara cuando tomaba los engaños. Quiso salirse un punto suelto de los capotes, pero cuando El Juli le presentó la muleta ya no volvió a hacerlo. La nobleza, clase y profundidad del ‘Presor’ le sirvieron al madrileño para realizar una faena que mantuvo siempre la intensidad. En redondo sometiendo mucho la embestida, y al natural, con el toro embistiendo con una marcha menos, para gustarse y llevarlo toreado con gusto. Faena completa de principio a fin que tuvo la mácula de una estocada trasera y caída, algo que restó méritos al doble trofeo que paseó El Juli.

Más ciencia tuvo la faena al quinto, el toro más fuerte de hechuras y serio de cabeza que de inicio tendió a meterse por dentro en los capotes. La técnica de Julián fue haciendo poco a poco romper al toro. Primero a su altura, sin apretarle. Después, obligando más por abajo en tandas por ambos pitones de una rotundidad aplastante. Lo exprimió hasta el final. Con la espada volvió a apuntar caído y trasero. Las dos orejas cayeron otra vez.

El tercero fue un astado alto de hechuras y con poco cuello que midió mucho ya en los capotes de salida. Cayetano se dobló con él en el inicio de faena pero el de Domingo Hernández respondió con embestidas cortas y probonas. Firme el torero e intentando ganar siempre la acción al toro, la faena no terminó de coger vuelo por la nula entrega del astado.

El sexto, “Barquito”, fue otro de los toros de la tarde. Con una clase extraordinaria, descolgó desde que salió de chiqueros. Cayetano se explayó en una faena que fue siempre a más. Muy firme y confiado, una tanda a derechas rematada con un cambio de mano interminable fue el cenit del trasteo. Lo intentó matar en la suerte de recibir y pinchó. Después amarró la estocada y con ello las dos orejas. Al toro le premiaron con la vuelta al ruedo.


FICHA DEL FESTEJO  

Salamanca, sábado 14 de septiembre de 2019. 4ª de Feria. Tres cuartos largos.

Cuatro toros de Domingo Hernández y dos de Garcigrande (2º y 4º), desiguales de presentación y juego. Nobles y enclasados segundo y sexto. Èste último, “Barquito”, premiado con la vuelta al ruedo. Con buen fondo el cuarto.

Morante de la Puebla, bronca y bronca.

El Juli, dos orejas y dos orejas.

Cayetano, silencio y dos orejas.

Lo más