SAN PEDRO REGALADO

Manzanares triunfa y Morante vuelve a sentirse en Valladolid

José María Manzanares salió a hombros este domingo en Valladolid tras cortar una oreja de cada toro. Morante paseó su primer trofeo tras la reaparición.

José María Manzanares en su salida a hombros este domingo en Valladolid

 José María Manzanares en su salida a hombros este domingo en Valladolid EFE

COPE Valladolid Juan García Tejedor

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 21:31

Con la plaza llena y con veinte minutos de retraso saltó el primero de los pupilos de Nuñez del Cuvillo al albero vallisoletano. Dos puyazos tomó el astado, dejándose pegar y saliendo suelto de la suerte. Morante lo intentó por ambos pitones, muy molestado por el viento y sin terminar de acoplarse el torero de La Puebla Del Río. Mató de dos pinchazos y estocada y los tendidos silenciaron su labor.

En el segundo de Cuvillo, hubo buenos pares de Suso y Blázquez, que saludaron una gran ovación del público. José María Manzanares comenzó la faena a derechas en el centro del ruedo, series con la distancia precisa, templadas. Lastima la fuerza del animal. La estocada letal elevó la nota media y a su esportón fue a parar la primera oreja de la tarde.

Quito al tercero por chicuelinas Talavante, muy aplaudidas por el respetable, tras un puyazo. El extremeño comenzó la faena por estatuarios. Con la mano diestra enganchó adelante y con el toque imperceptible, lo llevó cosido a la muleta. Faena en líneas generales de muchos recursos debido a la escasez de fuerzas de su oponente. Bernardinas muy ajustadas en el epílogo de la faena. Mató de pinchazo y casi entera que escupió el toro. La ovación final fue el reconocimiento a lo hecho por Talavante.

Se ovacionó al picador Cristóbal Cruz tras un puyazo largo al cuarto de Cuvillo. Otra vez Eolo hizo de las suyas y otra vez con Morante. Como si estuviera en contra de él.  Ayudados por alto en el comienzo de faena con mucho regusto que remató con un Kikiriki muy sevillano. Derechazos con enjundia. Lástima del molesto viento. Con muchas ganas Morante, en el tercio dibujó derechazos de poderío. Él con el público y la plaza con él . En ningún momento dio por perdido el torneo. El toro noble se entregó al poder de Morante. Mató de una buena estocada y pudo pasear una oreja.

Al que hizo quinto, el único toro de capa negra de la corrida, Manzanares lo saludó con verónicas muy templadas. Muy bien lidiado por “Suso”, el toro ya demostraba el buen son.  Un toro al que hubo que darle la pausa necesaria entre serie y serie para poder hilvanar  derechazos profundos y largos. Siempre en los medios a pesar del viento, el alicantino llevó muy toreado a su oponente. Tras un metisaca mató de estocada en la suerte de recibir. Una oreja y fuerte petición de la segunda que el presidente, con buen criterio, decidió no conceder.

El sexto de la tarde, tras una voltereta antes de acudir al caballo, quedó muy quebrantado. La presidencia  decidió no devolverle a los corrales y Talavante no pudo hacer faena. Decidió abreviar.


FICHA DEL FESTEJO 

Valladolid, domingo 13 de mayo de 2018. Lleno.

Toros de Núñez del Cuvillo, de correcta presencia y de juego manejable en líneas generales aunque algunos animales adolecieron de fuerza.

Morante de la Puebla, silencio y oreja.

José María Manzanares, oreja y oreja.

Alejandro Talavante, saludos y silencio.

Lo más